Herbolario Navarro


Desayuno, fuente de energía para toda la familia

De los diferentes hábitos que nuestra cultura está perdiendo, uno de los más importantes es el desayuno. Y es que en la mayoría de los hogares el desayuno consta de un vaso de leche aderezado con café, cacao o cereales solubles… con el tiempo justo para tomarlo de pie frente al banco de la cocina.

Desayunos

 

Sin embargo, es bien conocido por todos que el desayuno es la comida más importante del día ya que nos permite recuperar energías para afrontar la mañana después de ocho horas de ayuno. En el caso de los niños, que ahora emprenden la vuelta al cole, el desayuno es imprescindible porque además de ayudarles a aprovechar mejor las horas de cole, les creamos un buen hábito para el resto de su vida.

Un buen desayuno debe incorporar a la dieta alrededor del 30% de las Kcal diarias y debe comprender todos los nutrientes:

– Hidratos de carbono: que podemos obtener a través de los cereales y sus derivados, especialmente los integrales porque aportan mayor cantidad de fibra.

– Proteínas: la forma más común de obtenerlas es a través de la leche y sus derivados, que además también nos aportan calcio, aunque se pueden sustituir por bebidas vegetales enriquecidas con calcio natural.

–  Vitaminas y Minerales: de las 5 raciones de fruta y verdura que tenemos que comer al día, el desayuno es el momento idóneo para tomar la primera de estas raciones. Es preferible tomarla en forma de fruta entera, en lugar de zumo ya que en el zumo se pierde el aporte de fibra. No hay que olvidar que nuestras dietas son normalmente pobres en fibra mientras las recomendaciones son de 30 a 35 gramos a día.

Quizás, pasadas las vacaciones, sea el momento de hacer examen de conciencia dietética y pensar hasta qué punto nuestro desayuno se parece a lo que debería ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *