Herbolario Navarro


Desayunos que nutren

Empieza el día de forma saludable y con la energía que necesitas.

La primera comida del día debería ser un desayuno nutritivo que nos aportará energía hasta el mediodía; también ligero, ya que venimos de un semi ayuno nocturno, y húmedo, porque necesitamos hidratarnos y recuperar los líquidos perdidos durante la noche. Aquí tienes unas orientaciones para organizar tu desayuno de forma saludable, pero sobre todo, escucha a tu cuerpo y dale en cada momento lo que realmente necesita. Por ejemplo, si en estos días de celebraciones cenas más tarde y también más abundante, seguramente no tendrás tanto apetito por la mañana, y quizá lo más conveniente sea tomar alguna bebida que nos hidrate y almorzar algo más consistente más entrada la mañana. ¿Te apetece innovar?

Desayuno: energía y bienestar para todo el día

Una primera propuesta muy recomendable ahora que llega el invierno, sería preparar un porrigde con copos integrales de avena, al que podemos añadir frutos secos o semillas y algunas pasas u orejones. La avena es un cereal muy nutritivo, rico en ácidos grasos esenciales y en minerales como el silicio y el fósforo. La avena refuerza el sistema nervioso y nos aporta calor interno para los meses de invierno, además de potenciar la resistencia contra las infecciones y eliminar el exceso de colesterol del tracto digestivo y las arterias.

Desayuno Macrobiótico.

Otro desayuno idóneo es la crema de mijo, trigo sarraceno, quinoa o arroz en grano. Son cremas que se preparan cociendo una parte de cereal por 6 partes de agua durante unos 35 minutos en el caso del mijo, la quinoa y el trigo sarraceno y unos 60 minutos en el caso del arroz, aproximadamente.

El resultado es una cremosa y digestiva crema macrobiótica que si es de mijo nos remineraliza y nos llena de energia, nos da fortaleza mental y es idónea para personas con exceso de peso, digestiones lentas, hinchazón y gases. Si la preparas de quinoa obtendremos un efecto energizante y reconstituyente. Es excelente para deportistas y aporta todos los aminoácidos, además de calcio, hierro, fósforo y vitaminas del grupo B. Mientras que si te decides por una de trigo sarraceno nos aportará mucha vitalidad y nos ayudará a adaptarnos al frio. El trigo sarraceno es rico en el bioflavonoide rutina y nos fortalece los capilares y vasos sanguíneos.

Otro desayuno con base macrobiótica, indicado para personas con problemas de salud y que buscan mejorar, es un caldo de verduras con miso. Típico de los países orientales, el Miso es una pasta fermentada elaborada con soja y/o cereales, que añadido a las sopas, nos tonifica, mineraliza y alcaliniza la sangre, activando la circulación y eliminando el cansancio. Es a su vez excelente para desintoxicar el organismo y para restablecer la flora intestinal y conseguir un sistema digestivo sano.

Infusiones, Tés, Leches y Cafés.

Si eres de los que madrugas mucho y necesitas algo rápido y reconfortante tienes la opción de tomarte unos cereales integrales ya preparados en forma de copos hinchados, solos o endulzados con miel, así como las deliciosas granolas, que podemos tomarlas con alguna bebida vegetal, con leche o con algún lácteo fermentado, como el kéfi r o el yogur, siempre ecológico y rico en lactobacillus.

Si eres muy fan del café, pero estás pensando en dejarlo o en reducir la cantidad que tomas, recuerda que también tienes una rica alternativa como los cafés de cereales instantáneos, que nos aportan una gran cantidad de minerales y nos potencian la digestión y la concentración mental sin ser estimulantes.

Y si prefieres tés o infusiones para empezar el día, sin duda tienes una gran variedad para elegir. Una opción muy aconsejable es el té kukicha de 3 años, sin teína, muy alcalinizante y conveniente en dietas de adelgazamiento, ya que reduce la grasa corporal y además nos aporta calcio. Otro té excelente es el té mu, una mezcla de 16 plantas con un agradable sabor a regaliz y canela que nos vigoriza y tonifica, dando fuerza al organismo. Y si eres más tradicional, siembre tienes el té verde, una opción ligera y con algo de teína, que nos despeja y nos da bienestar y que combate los radicales libres y nos ayuda a remover grasas.

Si tomas leche, asegúrate que sea de origen ecológico para evitar hormonas, antibióticos y otros productos químicos que se dan a los animales para estimular la producción de leche. Y además, recuerda que tienes una gran variedad de bebidas vegetales hechas de cereales, semillas o frutos secos, siempre ecológicas y sin azúcares refinados añadidos. Puedes tomarlas solas o combinadas con café de cereales, cacao desgrasado o polvo de algarroba, y son además una alternativa a la leche de vaca, apta para veganos e intolerantes a los lácteos.

Y si a tu desayuno le incluyes un zumo o una pieza de fruta ecológica, será una decisión muy acertada. Además ayudará a tu cuerpo a depurar en esos “días de exceso” que se avecinan. Por ejemplo, te resultará muy rico y apropiado un zumo de zanahoria con media manzana y medio limón, un excelente tónico depurativo del hígado, nutritivo y beneficioso para nuestra vista y nuestro hígado. A este zumo le podemos añadir algún superalimento rico en clorofila, como la espirulina, la chlorella o la hierba de trigo.

No sin mis tostadas:

  • Para aquellos que les gusta el pan, los panes integrales biológicos de levadura madre elaborados con espelta, kamut o centeno serían también una opción saludable.
  • Pueden tomarse con: tofu o seitán a la plancha, pates vegetales, mantequillas de frutos secos, frutos del mar o jamón serrano de calidad con tomate ecológico. O bien combinarlo con alimentos dulces, como las mermeladas sin azúcar 70% fruta, o las compotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *