Herbolario Navarro


En el Día Mundial de la Alimentación, apuesta por la alimentación ecológica

Cada año, el 16 de octubre se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Alimentación para concienciar a la sociedad de la necesidad de luchar contra el hambre. Este año el lema de esta conmemoración es “Las cooperativas agrícolas alimentan al mundo”, con el que se quiere poner en valor  el papel de las cooperativas para mejorar la seguridad alimentaria y favorecer la erradicación del hambre. En Herbolario Navarro estamos convencidos de que la alimentación ecológica es una de las herramientas clave para  contribuir a esa lucha y labrar un futuro inteligente en todo el mundo.

Y estamos convencidos de ello porque los alimentos procedentes de agricultura ecológica son beneficiosos para la salud de las personas que los consumen pero también de quienes los producen ya que no se necesitan sustancias químicas, como abonos o fertilizantes que merman el bienestar de agricultores y ganaderos, así como de sus familias y de los consumidores.

La agricultura biológica mantiene la población rural, evitando la desaparición de la figura del agricultor y dándole valor a esta profesión tan sacrificada. Por lo tanto se trata de una práctica que preserva el medio rural, la cultura y la tradición campesina. Además, a través de la creación de circuitos cortos de comercialización, que permiten mejorar la relación calidad-precio, con el cultivo ecológico se está practicando un comercio justo, por lo que el agricultor recibe lo que se merece y no es explotado.

Los alimentos que proceden de agricultura y ganadería ecológica contienen más nutrientes, lo que permite un mejor aprovechamiento mejor de los alimentos que cada día consumimos, además de que al no contener sustancias químicas no perjudican nuestra salud. Al contener menos agua, estos alimentos perduran más, es decir son menos perecederos, permitiendo su mejor conservación.

Por otro lado, los alimentos biológicos ayudan a proteger el medio ambiente. La razón es que para cultivar estos alimentos no se utilizan sustancias químicas que, además de perjudicar la salud de las personas, contaminan la tierra, el agua y el aire. A la vez que se respeta los ciclos naturales de la tierra evitando la degradación y la contaminación de los ecosistemas. Esta práctica potencia la fertilidad de los suelos de manera natural al reciclar los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo en forma de abono orgánico. Los cultivos ecológicos favorecen también el ahorro de energía al no utilizar apenas maquinaria.

En el caso concreto de la ganadería ecológica además de todo lo dicho, su ventaja más significativa es que se los animales viven en condiciones dignas sin ser maltratados ni explotados. En la ganadería ecológica se respeta el ciclo de vida y reproducción del animal y se le alimenta de forma natural, sin acudir a piensos químicos ni forzar su engorde.

En definitiva, la alimentación ecológica se trata de una alimentación más cercana a la tradición, respetuosa con la naturaleza y que puede ahorrar muchos costes a la economía familiar en cuestiones de salud. Con la agricultura ecológica todas las partes salen ganando, por eso te animamos a que en el Día Mundial de la Alimentación des a tu vida un giro de 360º a favor de tu salud y la del Planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *