Herbolario Navarro


Melazas, saludable placer para cada día

Las melazas son el ingrediente imprescindible en la despensa de todo cocinero/a que desee cuidar la salud de sus familiares e invitados, a la vez que deleitarlos con los sabores más exquisitos. Con ellas se pueden preparar todo tipo de postres, pasteles, dulces, y salsas o simplemente utilizarlas como edulcorantes, con la ventaja de que son totalmente naturales y al proceder de cereales su absorción es más lenta que los endulzante habituales.

Melaza de arroz

Elaboradas a partir de arroz, cebada, espelta o maíz, entre otros cereales, las melazas son uno de los agentes edulcorantes más antiguos y versátiles, y fueron las precursoras de los modernos jarabes de hoy en día. Se obtienen por un proceso  enzimático natural a partir el grano cocido, por lo que son alimentos que contienen los minerales y vitaminas procedentes del grano con el que estén elaborados.

Melaza de cebada

La fermentación de un alimento mejora su digestibilidad y su valor nutritivo, ya que los microorganismos responsables del proceso de fermentación (levaduras, mohos…) transforman los compuestos complejos del alimento tales como hidratos de carbono o glúcidos, proteínas y grasas, en azúcares sencillos, aminoácidos y ácidos grasos libres respectivamente. Estas sustancias resultantes del proceso de fermentación son más fáciles de asimilar por parte de nuestro organismo; además, durante este proceso, los microorganismos también sintetizan vitaminas.

Se trata, por tanto, de un complemento de alto valor nutritivo, rico en diversas vitaminas y minerales (vitaminas del grupo B, potasio, calcio, ácido fosfórico, hierro, cobre, magnesio, etc.).

Al ser la materia prima de la melaza un alimento rico en hidratos de carbono (harina de maíz, cebada, etc.), se trata de un producto con valor calórico importante, por lo que se ha de hacer un consumo razonable y moderado, siendo un buen complemento para aquellas personas que realizan trabajos físicos y mentales intensos o para deportistas.

Combina bien con pan o tostadas o galletas e incluso en preparaciones con frutas, así como para la preparación de infinidad de postres y dulces. Y como resulta tan fácil su digestión, es interesante tenerlo en cuenta como complemento dietético para personas con el aparato digestivo especialmente sensible; ancianos, convalecientes, etc.

Por eso, si quieres disfrutar de un sano placer cada día cuidando tu salud y la de tus seres queridos, ten siempre a mano un tarro de tu melaza preferida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *