Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


La NO Dieta

No cuentes calorías, equilibra los nutrientes y controla tu peso de forma saludable.

El estado de nuestra salud y cómo nos vemos físicamente depende de nuestros hábitos diarios. Somos responsables de nuestra salud y por ello debemos alimentarnos de manera inteligente, eligiendo alimentos naturales, ecológicos y sostenibles. Si más de una vez has estado a dieta, seguro que habrás llegado a la conclusión de que las dietas no funcionan. Te va a resultar más efectivo aprender cómo funciona tu cuerpo y tu metabolismo para adoptar un estilo de vida que te mantenga sano, feliz y sin sobrepeso.

Nuestra primera recomendación es que evites o intentes reducir el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, los refrescos azucarados y la bollería industrial. Solo son productos vacíos de nutrientes y altos en calorías que se convertirán rápidamente en grasas, colesterol y triglicéridos. Además son altamente adictivos y acidifican el organismo.

En su lugar tomaremos hidratos de carbono integrales, ricos en minerales y fibra, que nos mantendrán nutridos y saciados durante todo el día, evitando así el peligroso picoteo constante. Son necesarios para obtener energía, así que no los elimines de tu dieta y cómelos moderadamente en su forma integral a diario, principalmente en el desayuno y en la comida y evítalos por la noche para no subir de peso.

No le temas a la grasa, pero apuesta por la “grasa buena”. La grasa que obtenemos de los frutos secos, las semillas y los aceites de primera presión en frío son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Consúmelos a diario en pequeñas cantidades en las comidas principales o como tentempié, acompañados por ejemplo de una mazana.

Huye de los alimentos procesados y repletos de químicos, conservantes y colorantes. Mucha obesidad es consecuencia del exceso de toxinas en nuestro organismo, ya que el cuerpo inteligentemente envuelve las toxinas en grasa para proteger nuestra vida, así que elige alimentos frescos y orgánicos para evitar la toxicidad, la enfermedad y el sobrepeso.

Mantén el estrés a raya. Los niveles de cortisol elevados de manera continua hace que acumulemos grasa abdominal. Podría decirse pues que el estrés engorda, así que no lo combatas comiendo de más. Es mejor que aprendas a relajarte con respiraciones profundas, meditación y ejercicio suave.

Y otra cuestión importante es que cenes temprano y ligero. La cena debería ser justa en calorías, no escasa ni excesiva. Nuestro metabolismo baja por la noche porque el cuerpo se prepara para dormir y un exceso de calorías no las quemará y las convertirá en grasa. Una generosa ración de verdura de la estación, ligeramente cocinada y un poco de proteína nos ayudará a los procesos de regeneración que se producen durante el sueño nocturno.

Respira y come.

Es muy importante que comas despacio y masticando bien. Con ello evitarás comer en exceso y favorecerás una mejor digestión y asimilación de los nutrientes. Un ambiente relajado y una buena compañía también son necesarios a la hora de comer. Evita la televisión, los móviles y sobre todo las discursiones y malos rollos. Come con conciencia y presencia y así tomarás solo lo que necesitas y sentirás satisfecho.

Y recuerda que si nuestro alimento es decisivo para nuestra salud, también hemos de tener en cuenta que lo que pensamos y sentimos nos puede enfermar o ayudarnos a conseguir nuestra meta de una salud óptima en un cuerpo sin sobrepeso.

Desarrollemos pues sentimientos que nos hagan ser agradecidos con la vida, seamos empáticos con los demás y contribuyamos con nuestros dones únicos a que esta existencia merezca la pena vivirla.

Complementos naturales.

Siguiendo este estilo saludable, puedes incluir algunos alimentos o suplementos naturales que te ayudarán en tu misión de control de peso. El Té Verde tiene una acción laxante, diurética y termogénica, ayudando a la eliminación de líquidos y estimulando la quema de calorías y la reducción de la grasa corporal. Eso sí, limita el cosumo a 1 ó 2 tazas diarias para evitar el efecto de excitación de la teína.

También tienes la opción del Café Verde, que deriva de los granos de café crudos sin tostar. La acción termogénica de la cafeína, sumada a la del ácido clorogénico de este tipo de café, genera un efecto saciante. Además disminuye la absorción de glucosa a nivel intestinal, lo que ayudaría a eliminar acumulaciones de grasas en las zonas más complejas de moldear y tonificar. Ayuda a transformar las reservas de grasas en energía calórica, lo que permite la pérdida de peso más rápidamente. a tu café molido orgánico, añade una cucharada sopera de café verde por cada taza que prepares, a continuación incorpora agua hirviendo y déjalo reposar unos 5 minutos.

Y por otra parte, puedes probar con el vinagre de manzana, un zumo fermentado hecho de manzanas trituradas. De entre sus muchos beneficios, su componente principal que es el ácido acético, ayuda a reducir la grasa de diferentes maneras: reduce el almacenamiento de grasa, aumenta la oxidación de la misma y mejora la respuesta a la insulina, ayudando a reducir el apetito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *