Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Pon semillas en tu vida

Aprovecha sus propiedades nutricionales y dale un toque divertido a tus platos.

Semillas: Chía, Lino, Sésamo, Girasol

Incluir semillas en la alimentación no es algo nuevo ni una moda pasajera. Nuestros antepasados las utilizaban de forma habitual porque se alimentaban de los productos naturales que les daba la tierra, mientras que ahora, hemos sustituido esa alimentación saludable por productos procesados, alejándonos de las propiedades nutricionales tan importantes que nos aportan productos tan completos como las semillas. Aprovechando que parecen estar en auge ¿Te animas a probarlas?

Además de aportar estilo a tus platos, proporcionan también nuevas texturas, interesantes colores, muchos sabores y sobre todo, nutrientes fundamentales para una alimentación equilibrada. Tienes a tu alcance una gran variedad de semillas, y en general, podemos destacar de ellas que son ricas en fibra, en grasas saludables y en minerales.

MUCHAS POSIBILIDADES

Semillas: Chía, Lino, Sésamo, Girasol

Puedes añadirlas en tus ensaladas, también en tus cremas, o simplemente sobre tus tostadas, coronando un paté vegetal o por ejemplo, sobre unas rodajas de tomate, de queso fresco o de aguacate. También si eres de los que elaboran pan en casa o te atreves con las galletas, las semillas te van a aportar una gran variedad de opciones. Échale un poco de imaginación y ve probando sus grandes posibilidades. Puedes combinarlas entre ellas pero has de tener en cuenta cómo prepararlas para aprovechar de verdad todas sus propiedades.

Has de tener en cuenta que las semillas siempre deben llegar al estomago bien trituradas, ya que si se tragan enteras, no se digieren ni se aprovechan correctamente sus propiedades. Por eso, se han de masticar muy bien, pero las de tamaño más pequeño, es conveniente triturarlas o bien machacarlas en un mortero para asegurarte que no las vas a consumir enteras.

También para su correcta absorción se aconseja lavarlas y tostarlas ligeramente, con mucho cuidado de que no se quemen porque si no, pierden sus propiedades. Como excepción, las semillas de chía y lino no hay que tostarlas. Éstas se ponen a remojo, mínimo media hora o toda la noche y/o se trituran justo antes de su consumo.

VARIEDAD DE SEMILLAS

CHÍA: contiene hierro, calcio y más omega 3 que el salmón. También tiene un alto contenido en fibra. Contribuye al aumento de la masa muscular y es buena para el dolor articular. Además, es antioxidante.

LINO: contiene un 75% de omega 3 y un 25% de omega 6. Gracias a su aporte en fibra es beneficioso para la regulación intestinal. Contiene vitamina E y vitaminas del grupo B. Además es rico en minerales como yodo, hierro, zinc, magnesio, calcio, potasio, manganeso, silicio, cobre, níquel, fósforo y cromo, entre otros. También es rico en enzimas ideales para la digestión.

SÉSAMO: contiene casi 7 veces más calcio que la leche y si hablamos del sésamo negro, entonces contiene 10 veces más calcio que la leche. Es una interesante fuente de magnesio, fósforo, hierro, zinc, cobre, cromo y fibra insoluble.

GIRASOL: tiene un alto contenido en vitamina E y por ello estas semillas son muy antioxidantes. También son ricas en fósforo, potasio, magnesio y calcio.

CALABAZA: gran contenido en zinc. Contribuye al aumento de las defensas y previene problemas de próstata. Contiene vitaminas del grupo B y por lo tanto beneficia al sistema nervioso. También contiene selenio, un gran aliado para la salud de tus huesos.

AMAPOLA: muy buena para calmar los nervios, el estrés, la ansiedad… Contiene 10 veces más calcio que la leche y es buena para la regulación intestinal, ya que es rica en mucílagos.

Semillas: Chía, Lino, Sésamo, Girasol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *