Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Unas gotas de aceite.

Elígelo que sea ecológico y de primera presión en frío.

Olivas AceiteCuando pensamos en el consumo de aceite como un producto imprescindible en una alimentación equilibrada, siempre lo asociamos a su índice hipocalórico y a la creencia de que se trata de “un producto que engorda”. Pero eliminar totalmente el aceite de tu dieta por miedo a coger peso es una equivocación. Gracias a los aceites vegetales y sus propiedades, nuestro organismo se nutre de aceites esenciales indispensables, obtiene energía necesaria y absorbe correctamente las vitaminas solubles. Por eso es necesario elegir un aceite de calidad y tomarlo en su justa medida.

La prohibición del consumo de aceite es una de las medidas más habituales cuando nos ponemos a dieta. Sin embargo, aunque es cierto que se deben eliminar las frituras por su alto contenido en grasas, ello no implica la necesidad de prescindir totalmente del aceite, una producto natural que es indispensable en la dieta mediterránea. Es importante incluir aceite en tu dieta de una forma controlada, sin excesos, y beneficiarte así de todas sus propiedades. Por ejemplo, si quieres perder peso o mantenerte, lo ideal sería cada día, repartir unas dos cucharadas de aceite en tus comidas.

aceite def

LA CALIDAD DEL ACEITE

Además del aceite de oliva, que es el más usado en nuestra cultura culinaria, tienes distintos aceites vegetales con múltiples propiedades que complementan tus platos y les aportan un gran valor nutricional. Independientemente del que elijas, opta siempre por un aceite ecológico y de primera presión en frío, ya que este tipo de aceites contienen más nutrientes biológicamente activos.

Recuerda que si el aceite que elijes es refinado o hidrogenado, estarás consumiendo un producto industrial meramente calórico, es decir, una sustancia desvitalizada y oxidada, que en muchos casos es perjudicial para la salud.

Los aceites de calidad enriquecen a los alimentos con nutrientes como la vitamina E ó los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, que son grasas saludables para nuestro organismo. Estas grasas contribuyen al transporte y absorción de vitaminas liposolubles o solubles en grasa, como las vitaminas A, D, E y K. Además, las grasas aportan energía al organismo, constituyen la reserva energética en el tejido graso o adiposo y colaboran en la regulación de la temperatura corporal. También forman parte de las membranas celulares que son ricas en ácidos grasos insaturados y que son las que permiten la entrada y salida de los nutrientes.

Aceite sésamo

Por lo tanto, ten en cuenta que el cuerpo necesita grasas buenas para su correcto funcionamiento. Este tipo de grasas esenciales contienen ácidos grasos insaturados como el omega 3 y el 6. Por lo tanto, en cantidades adecuados y sin pecar de excesos, incluir el aceite en tu dieta es una decisión saludable, siempre que elijas aceites de calidad.

ACEITE DE SÉSAMO

Muy rico en omega 3 y 9, vitamina E, calcio, magnesio y ácido fólico. Bueno para la circulación sanguínea, ya que previene la extrema coagulación sanguínea. Antiinflamatorio y analgésico.

ACEITE DE GIRASOL

Aceite coco

Muy rico en vitamina E. Muy antioxidante, bueno para la circulación y prevención de colesterol LDL y aumento del HDL. Es de los aceites que más resisten alto grados de temperatura, junto al aceite de coco.

ACEITE DE COCO

Ayuda a activar el metabolismo. Previene el colesterol, mejora en casos de alzheimer, es bueno para la circulación sanguínea…

Aceite Lino

ACEITE DE OLIVA

Rico en omega 9 y en vitamina E. Mejora el colesterol, ayuda a prevenir síntomas de alzheimer, bueno para el estreñimiento, beneficia en casos de gastritis y es antioxidante

ACEITE DE LINO

Alto contenido en omega 3. Es bueno para la circulación sanguínea, es antiinflamatorio, previene el colesterol, mejora el sistema nervioso…

CONSEJOS PRÁCTICOS

  • El aceite de oliva es el más adecuado para freír porque resiste más el calor.
  • Evita el sobrecalentamiento. No sobrepases los 170ºC en la freidora y desecha siempre el aceite sobrecalentado.
  • Si utilizas una sartén evita que el aceite humee, ya que indica que se están deteriorando sus componentes.
  • No mezcles nunca aceite nuevo y viejo, ni tampoco el de oliva con los de semillas.
  • Seca lo mejor posible los alimentos que vayan a entrar en contacto con el aceite, ya que el agua favorece su descomposición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *