Herbolario Navarro


Aceite de Caléndula, una maravillosa flor para el cuidado de tu piel

A la caléndula,  que crece silvestre en cualquier época del año y su color va desde el amarillo al naranja fuerte, también se le conoce como maravilla.

Las plantaciones controladas de caléndula, precisan de mucho sol y gran cantidad de agua de manantial, además de cuidados humanos para que sus flores crezcan sanas y con todas las propiedades. Estas flores van a dar como resultado un aceite fino y muy puro,  eficaz en el tratamiento de pieles sensibles, delicadas, inflamadas o irritadas.

La obtención del aceite de caléndula tiene lugar mediante la maceración de la flor (cáliz y corola de la planta) en aceite de sésamo o girasol sin refinar. Este proceso consiste en sumergir las flores en el aceite como mínimo durante 40 días, con sus noches, en unos envases de cristal y someterlos a la luz y calor del sol durante el día, al rocío y al fresco del amanecer y a la quietud e influjo de la noche. El aceite resultante se filtra y ya está preparado para el uso.

De larga duración en condiciones óptimas de luz y temperatura, el aceite de caléndula es apto para cualquier zona del cuerpo incluso para aquellas zonas más sensibles, como pueden ser los pezones en el pecho de una mamá, ya que no deja ningún residuo y el lactante no rechazará el pecho por notar algún sabor distinto. Contiene muchos principios activos que hacen del aceite resultante  un gran antiinflamatorio, calmante y antiséptico.

Entre otras propiedades podemos destacar su capacidad curativa, en caso de quemaduras y heridas no sangrantes. Este aceite también es suavizante y emoliente, ya que ayuda a restablecer el equilibrio en pieles atópicas y reactivas; regenerador y muy nutritivo, siendo ideal para personas que pasan mucho tiempo postradas y se generan las escaras o llagas en la piel.

Su dosificación es ilimitada, es decir, debemos utilizarlo muy a menudo y siempre en poca cantidad aunque sí varias veces al día ya que la constancia es la mejor aliada en el tratamiento natural de cualquier dolencia

Las flores de esta planta se pueden tomar en infusión, siendo de mucha ayuda en los dolores producidos en la menstruación y además tiene acción antiinflamatoria.

Los pétalos de la caléndula son también en comestibles y los podemos encontrar en platos de alta cocina ya que por su vistosidad, son un complemento ideal  en ensaladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *