Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Aguas florales o hidrolatos, una nueva forma de sentir

Para los sentidos y para la piel, las nuevas aguas forales de Bio Cesta te acercan a la naturaleza con una nueva forma de sentir el aroma, la frescura y la eficacia. Se trata del resultado de la destilación de las flores o plantas. Parte del aceite esencial resultante de la destilación se utiliza para el hidrolato lo que confiere a estas aguas florales su especial característica y naturalidad.

Se presentan en cuatro modalidades que abarcan un amplio  espectro de posibilidades en la piel:

AguasFlorales

Agua floral de Rosas: a partir del aceite esencial de rosa damascena, se obtiene este hidrolato que da belleza, frescura y bienestar a la piel sin resecarla. Se utiliza después de la limpieza facial pulverizando sobre cara y cuello y dejando que se absorba. Muy buena después del afeitado en los caballeros y como agua fresca de baño para toda la familia. Con gran efecto relajante, favorece los momentos de calma y meditación.

 Agua floral de Manzanilla: de cultivo biológico, la manzanilla es considerada como una de las flores más sutiles y con más propiedades calmantes. Utilizada desde siempre como digestiva y calmante estomacal, ahora llega en forma de hidrolato, para aportar a la piel suavidad y calma. Se puede utilizar como tónico en la limpieza diaria de la piel de la cara y cuello, como agua fresca para todo el cuerpo y, como no, para la delicada piel de los bebés protegiéndola de irritaciones. Aporta mucho brillo a los cabellos secos y estropeados.

Agua floral de Romero: el Romero, herbácea autóctona  del monte mediterráneo, es quizá una de las plantas más conocidas y valoradas por sus virtudes terapéuticas. El hidrolato de Romero se puede utilizar como tónico facial para pieles grasas y mixtas, para las piernas pesadas por su propiedad de activar la circulación. Es especialmente  recomendable como agua fresca después de la ducha o baño diario, pues  revitaliza y estimula los sentidos. En el cuero cabelludo se utiliza como fortalecedor del cabello ya que aplicado mediante un masaje activa la circulación periférica y fortalece las raíces.

Agua floral de Lavanda: lavanda, originaria de la Provenza Francesa es una de las más bellas flores que nos ha dado la naturaleza. Esa belleza se trasforma en equilibrio cuando la aplicamos en la piel como tónico para la limpieza diaria en pieles con acné, ya que al ser relajante y antiséptica favorece que los granitos se sequen. Ayuda a cicatrizar pequeñas heridas y quemaduras. Es un gran inductor del sueño por lo que puede ser utilizada como bruma de almohada y tras un buen baño nocturno pulverizar como agua de baño para obtener relax  ya que su delicado aroma dota de bienestar a la piel y calma en el ambiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *