Herbolario Navarro


Como la piel de un bebé

Cuidar y proteger su piel tan sensible es fundamental para que luzca saludable.

Siempre suave. Así es como debe lucir la piel de un bebé. Para ello hay que protegerla y cuidarla muy especialmente para que no se produzca ninguna alteración. Los primeros días de vida es muy probable que aparezcan algunas descamaciones en las zonas con más movilidad, como las articulaciones. También pueden aparecer unos granitos blancos en el rostro que desaparecerán durante los primeros tres meses, o algunas manchas rojizas en la nariz, párpados o nuca, que también se irán de forma espontáne hacia los seis meses. Se trata sólo de algunas de las alteraciones que podemos observar en la piel del bebé, lo que nos indica su delicadeza y la necesidad de no tratarla con cremas, lociones o aceites que contengan productos químicos que puedan dañarla.

¿Conoces cómo es de peculiar la piel de los bebés? La piel del recien nacido hasta los 3 años es cinco veces más fina que la de los adultos, es por ello, que se hace necesario protegerla del ambiente externo para evitar complicaciones y/o alteraciones de la piel. Además, al ser tan fina hay que tener más cuidado con los productos que se apliquen, ya que tienden a ser pieles con más sensibilidad.

La mejor recomendación es comenzar por productos sencillos, con pocos ingredientes para reducir las posibles alergias. Los productos ecológicos son la opción ideal, ya que nos aseguramos un producto libre de parafinas y siliconas que taponen el foliculo e impidan la correcta transpiración, así como libre de aceites minerales, responsables de muchas de las alteraciones de la piel del bebé.

La protección debe iniciarse por el rostro, sobre todo en época de frío, viento y calefacciones, es necesario cuidar la piel del bebé con productos ricos en agentes protectores como ceras y mantecas, que forman una defensa natural en la piel y crean una mayor superficie protectora. La manteca de karité es una buena alternativa para proteger las partes más expuestas al ambiente, como lo son la cara y las manos.

Geles respetuosos.

En el baño tambien es importante elegir alternativas que ayuden a reforzar la película protectora de la piel. Esto lo conseguimos con geles de baño con tensioactivos vegetales, lo que conocemos comúnmente como “jabón“. Este tipo de tensioactivos son muy suaves, suelen derivar del coco o del ricino, por lo que la tolerancia es total.

Después del baño siempre se debe de utilizar aceite o crema para la correcta hidratación del bebé. El Aceite de la línea Bio baby es muy sencillo, contiene aceite de almendras, aceite de caléndula y aceite de manzanilla, por eso es perfecto para las pieles más sensibles e incluso para dar masajes abdominales y ayudar a evitar los gases o cólicos tan clásicos del lactante. Otra alternativa es la Crema de la línea Bio Baby que contiene los mismos principios activos pero en textura crema para facilitar la absorción.

Y no hay que olvidar la protección en la zona del pañal, ya que allí suelen aparecer alteraciones asociadas a reacciones del pañal. En Herbolario Navarro disponemos de pañales de algodón orgánico y libres de blanqueantes para aquellos bebés con pieles más reactivas, e incluso disponemos de pañales reutilizables con una tolerancia total. Además de optar por estas opciones es indispensable utilizar cremas para proteger la zona, como la Crema pañal de la línea Bio baby, que contiene óxido de zinc (obtenido de la roca cincita), que ayuda a hacer una película protectora y evitar roces que generen alteraciones en la zona.

Sin perfumes sintéticos.

Por último, siempre hay que tener en cuenta que debemos de evitar aromas fuertes para no alterar la pituitaria del bebé, por eso toda la línea de Bio baby está libre de perfumes sintéticos. También disponemos de la Colonia de la línea, producida 100% con aceites esenciales cítricos.

No olvidemos que con climas fríos y secos se agrava la sensibilidad de la piel, ya que ésta tiende a la deshidratación. Para evitarlo podemos utilizar humidificadores que mejoren la calidad del ambiente, o un difusor de aceites esenciales que además de humidificar, te permita añadir algún aceite esencial para aromatizar, o incluso mejorar el clima de la habitación de tu bebé. El hisopo o el tomillo son buenas opciones si hay congestión o mucosidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *