Herbolario Navarro


Cuida tus articulaciones con cosmética natural

Nos adentramos en la época del año en que más sufren nuestras articulaciones y nuestros huesos, ya que el frío y la humedad penetran en ellos agravando los síntomas típicos de problemas como la artrosis o la artritis. Pero no tenemos el por qué conformarnos con ello, sino que podemos servirnos de la cosmética natural para aliviar estos síntomas y pasar el invierno con menos dolor.

 

Para ello tienes muchas opciones a tu alcance, pero las más recomendadas son:

 

Bálsamo Aloe Yin: se corona también como uno de los remedios más eficaces para disminuir el dolor producido por la inflamación de articulaciones (artrosis, artritis); de venas (varices y flebitis), así como dolores musculares producidos por roturas fibrilares (agujetas), contracturas posturales, tendinitis…y un largo etcétera de afecciones que tienen que ver con hueso, musculo y articulación, así como una buena función de la circulación periférica.

 

El Aloe yin tiene como ingredientes una base de Aloe Vera que hace que los demás ingredientes penetren más rápidamente y a capas más profundas de la piel; harpagofíto, antinflamatorio a nivel reumático; Árnica, planta  que trabaja devolviendo elasticidad al musculo; Aceite esencial de cajeput, que ayuda a combatir y evitar los calambres; Alcanfor, indicado para combatir el cuadro reumático; Aceite esencial de Romero, revitalizador, activador de la circulación periférica; Aceite de caléndula; que proporciona suavidad al total de la mezcla.

 

– Elabora tu propio aceite de masaje: Si prefieres implicarte en la fabricación de tu propio aceite de masaje terapéutico, no dudes en recurrir a aceites bases, como por ejemplo el de almendras dulces que es muy suave e hidratante; o el de sésamo, muy apropiado para los meses de frío invierno; o el de coco, muy suave…

A estos aceites vegetales, obtenidos mediante 1ª presión en frío y de origen biológicos, debes añadirles los aceites esenciales como el de romero, que activa la circulación; el de clavo, antirreumático y estimulante; el de mirra; vaso-tónico y antinflamatorio; y el de tomillo, activador de las defensas de la piel.

 

Para elaborar este aceite, y tomando como medida 500cc, necesitamos 6ml de aceite esencial. Por ejemplo, si sólo le quieres poner el de romero, debes añadir 6ml de éste al aceite base; mientras que si vas a mezclar dos esenciales pondrás 3ml de cada; y si quieres mezclar tres aceites, sólo tienes que incorporar 2ml de cada uno.

 

Aceite de Hipérico: Otro aceite muy rico, completo y beneficioso para este fin es el de Hipérico. El aceite de Hipérico se obtiene de la maceración durante tres años de la conocida hierba de San Juan en aceite de oliva virgen de primera presión en frío. El resultado es un rico aceite de un color rojizo que además de reducir la inflamación en venas de las piernas, ayuda a proteger la piel de los antiestéticos moratones que a veces nos salen como resultado de golpes, traumatismos y caídas. El hipérico es analgésico y genera calor en los puntos de acupuntura básicos, es decir, cuando realizas un masajes con el hipérico, notas calor justo donde te duele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *