Herbolario Navarro


Pieles sensibles, a salvo con cosmética natural

Contrariamente a lo que se pensaba hace años, tener los mofletes rojos no es un signo de salud. El origen de estas rojeces es vascular y empeora como consecuencia de la exposición a ciertos factores medioambientales, pudiendo evolucionar de una rojez intermitente a permanente e incluso. Pero incluso este fenómeno puede desencadenar un trastorno más severo como la rosácea, una enfermedad inflamatoria crónica.

Cosmetica natural para pieles sensibles

Los cambios bruscos de temperatura, el frío, la radiación solar, el consumo de alcohol, el estrés, etc. son los factores que más perjudican nuestra piel, factores que durante todo el año van haciendo mella en el estado de nuestra dermis y perjudicando su salud.

Para evitar este daño es necesario utilizar protección solar mineral, y no sólo durante los meses de verano, sino todo el año. La calefacción elevada también perjudica la piel, por eso es mejor evitarla, así como el estrés, las comidas muy especiadas, las bebidas muy calientes y las bebidas alcohólicas.

El humo del tabaco también perjudica seriamente nuestra dermis, por eso es mejor evitar el tabaco, así como los ambientes cargados de humo. Los productos cosméticos irritantes, es decir aquellos que contienen parabenes, pegs, alcohol o colorantes, también es conveniente evitarlos. También es preferible no utilizar algodón o gasas blanqueadas, tus dedos son el mejor instrumento para aplicar tanto el limpiador facial como la crema hidratante, así como cualquier otro cosméticos.

Hay prácticas que ayudan a evitar ese prejuicio que los diferentes agentes externos van causando en nuestra piel, como por ejemplo la limpieza diaria, práctica que debes realizar suavemente con un jabón de avena o caléndula. Utilizar productos cosméticos específicos para tu tipo de piel también es necesario si quieres preservar su buen aspecto.

Tonificar tu rostro con agua de avena es otra práctica que te recomendamos, eso sí, aplícatela con los dedos y realiza suaves presiones con las llemas para que penetre bien. El baño turco es preferible a la sauna, puesto que el calor húmedo del baño turco es beneficioso para la piel, sobre todo si después te das una ducha con agua fría.

Y por último no olvides mantener una dieta saludable con comidas ligeras pero muy nutritivas. Una dieta basada en alimentos integrales, frutas y verduras de temporada, etc. que te proporcionen todas la vitaminas y minerales que tu organismo necesita para lucir una piel bella también en invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *