Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Piernas de Verano

Circulación, tonificación, celulitis… te contamos cómo preparar tus piernas para el verano.

Llega la época de sol y empezamos a lucir la piel después de todo el invierno. Tirantes, pantalones cortos, faldas, biquinis y bañadores… Nuestra piel ha estado cubierta todo el año para protegerla del frío y con la llegada del calor nuestro vestuario cambia totalmente. Cuidar nuestras piernas y lucir una piel hidratada, bronceada y tonificada, requiere unos sencillos pasos que te van a permitir disfrutar de unas piernas saludables durante el verano.

Los ya famosos tres pasos para cuidar de nuestra piel, no se reducen sólo al cuidado diario de nuestro cutis. Ya sabes que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, por eso es importante que la cuides en su totalidad todo el año, teniendo en cuenta las particularidades de cada estación. Normalmente le prestamos mucha atención al cutis, ¿pero y las piernas?, ¿las cuidas especialmente?, ¿te animas a seguir nuestros consejos?

Ahora que ya tenemos al verano llamando a la puerta es el mejor momento, si no has empezado todavía, para preparar tus piernas y recibir al sol de una forma saludable y conseguir además lucirlas firmes y tonificadas.

Lo ideal es comenzar exfoliando la piel con el fin de eliminar células muertas, un paso fundamental para ayudar a que el bronceado que queremos conseguir sea uniforme. La exfoliación la podemos realizar con la combinación de Aceite de aguacate y el azúcar de caña, siempre con movimientos circulares y en dirección ascendente. En este caso, elegimos aceite de aguacate porque aporta luminosidad y elasticidad a la piel.

Además, si queremos mantener el bronceado, pero también reducir los impactos del sol; como las quemaduras, la tirantez y la descamación, podemos añadir unas gotas del Aceite de sésamo a nuestra hidratante diaria o incluso utilizarlo directamente como sustituto de nuestra loción habitual.

Si tenemos problemas circulatorios que se agravan en esta temporada, podemos utilizar el Aceite esencial de ciprés combinado con el aloe vera para reducir la inflamación de las varices o pequeñas arañas vasculares, mejorando así el retorno venoso y ayudando a la correcta circulación.

Si nuestro problema es la acumulación grasa, traducida en la aparición de celulitis y/o piel de naranja, en primer lugar deberemos de activar la circulación con un masaje en la zona a tratar. Para ello, nos podemos ayudar de un cepillo de madera específico para trabajar la zona.

Tus opciones contra la Celulitis:

  1. Crear nuestro propio aceite: podemos elaborarlo en función de las necesidades de nuestra piel. Para ello emplearemos la base de Aceite vegetal de avellana si queremos aportar firmeza a la piel, o si lo que necesitamos es simplemente hidratación nos servirá el Aceite de Almendras o Germen de trigo. Además, lo ideal es combinarlos con Aceites esenciales como el de Geranio, que es tonificante y drenante, o el de Romero, que ayuda a reducir la adiposidad gracias a su capacidad de activar la circulación.
  2. Gel remodelante: promueve la activación de la circulación, ayuda a eliminar líquidos y proporciona mayor firmeza a la piel. Esta compuesto de cafeína, centella asiática, ruscus, solidago y astrágalus. La cafeína, al ser absorbida por el cuerpo aumenta la frecuencia con la que éste elimina las grasas, lo que da como resultado una reducción en la presión entre los tejidos adiposos y las fibras que unen la piel con la dermis. Este proceso ayuda a eliminar la celulitis y obtener una piel mucho más suave y con mayor firmeza. Por su parte, la centella asiática favorece la circulación a nivel de capilar, evitando así la aparición de varices. Recomendamos aplicar una pequeña cantidad del gel remodelante tanto por la mañana como por la noche y masajear para obtener resultados.
  3. Aceite anticelulítico: como aceite base lleva el aceite de almendras, al que añadimos la mezcla de 3 aceites esenciales, que son los que aportan esas propiedades anticelulíticas que buscamos. Se trata de los Aceites esenciales de Salvia, Hinojo y Limón. La salvia, al igual que el hinojo, es diurética y ayuda a eliminar los líquidos activando el sistema linfático y la energía de la zona en la que se aplica. Por su parte, el limón disminuye progresivamente las masas grasas y toxinas acumuladas bajo la piel, tonificando y revitalizando los tejidos en profundidad.

El secreto: el primer paso

Ya sea por mala circulación, o bien por tener piel de naranja o celulitis, debemos tener en cuenta un primer paso imprescindible: aplicar Alcohol de Romero. Este producto nos aportará frescor al activar la circulación y dilatará los poros, permitiendo que la crema, el gel o el aceite que nos vayamos a aplicar después, tenga un efecto más rápido. Si tu problema es la celulitis, con este primer paso que te recomendamos, ayudarás a activar el sistema linfático antes de aplicar el aceite del tratamiento, lo que contribuirá a potenciar la eliminación de las células grasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *