Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Pies bonitos

Si este Verano quieres estar listo para todo, pon a punto tus pies y… ¡adelante!

¡Qué cómodos vamos con chanclas y sandalias en verano! Liberarnos de las botas y los calcetines cuando llega el calor nos proporciona una sensación
de frescura y libertad muy agradable. Pero a veces, el cansancio por problemas de circulación, las rozaduras producidas por el calzado nuevo, las pequeñas heridas que sufren las pieles más sensibles o los talones agrietados debido a la sequedad de la piel, provoca que no tengamos unos pies bonitos ni saludables.

Con la llegada del verano, estamos tan pendientes de cuidar nuestro cutis, de disimular la temida celulitis y de alcanzar el tono de bronceado perfecto, que a veces nos olvidamos de algo tan importante como los pies. Esos casi desconocidos que aguantan nuestro peso durante todo el día, que los llevamos de paseo, que soportan el calor y los pequeños golpes y rozaduras casi sin protestar.

Para empezar a prestarles un poco de atención no hace falta tener los talones agrietados o sufrir molestas heridas por el roce de las nuevas chanclas. Aquí te dejamos unos consejos para que empieces a cuidarlos y compruebes cómo unos pies saludables influyen en tu bienestar. De esta forma podrás pisar fuerte y afrontar cualquier actividad que tengas programada para este verano, ya sea lucir unos tacones para una fiesta o calzarte unas zapatillas para una ruta especial por la montaña.

Mima tus pies:

  • Baños con sal marina y unas gotas de aceite esencial de salvia. La salvia es relajante y nos ayudará a reponernos después de una caminata. Además neutraliza los olores.
  • Para cuidar las uñas lo ideal es aplicar cada noche una mezcla de aceite de argán, ricino y árbol de té. Con esta fórmula conseguiremos hidratar y reforzar la uña, además de evitar los hongos. Igualmente si ya tenemos problemas con hongos en las uñas podemos aplicar directamente unas gotas de árbol de té.
  • Para evitar los talones agrietados y secos podemos realizar los siguientes pasos: en primer lugar lavar con el jabón piedra pómez la zona afectada para eliminar todas las células muertas. Después aplica manteca de karité con rosa mosqueta para reparar y mantener la zona nutrida.
  • La manteca de karité también nos puede servir para prevenir rozaduras o heridas producidas por los largos paseos o caminatas. Es tan sencillo como ponerte una pequeña cantidad de manteca sobre las zonas en las que haya peligro de roce y listo.
  • Si se te inflaman mucho los pies o incluso hay alguna picadura especialmente molesta en la zona, podemos hacer cataplasmas con arcilla, lo que reducirá la inflamación y aliviará la picazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *