Herbolario Navarro


Pies y manos suaves para acariciar tu bienestar

…Déjame libres las manos, y el corazón, déjame libre…

Así comienza uno de los miles de poemas que desde antaño se han dedicado a las manos.

Situadas al final de las extremidades superiores e inferiores, las manos  y los pies son nuestra forma de comunicarnos con el medio, tocar, dejar huella… las manos; y de avanzar, correr, bailar… en el caso de los pies.

La principal propiedad de las manos es el sentido del tacto. Esto es debido a las miles y miles de terminaciones nerviosas que se encuentran en la yema de los dedos y convierten a esta parte de nuestro cuerpo en una zona ultra sensible y que además hacen de nosotros personas únicas y exclusivas mediante la huella dactilar. Este complejo mecanismo de huesecillos y músculos que conocemos como mano, habla muchas veces por nosotros y de hecho, nosotros nos olvidamos a menudo de mantenerlas cuidadas, hidratadas….etc.

Con respecto a los pies, imagínalos todo el día en contacto con el suelo, aguantando nuestro peso y en la mayoría de los casos soportando el uso de calzado inadecuado. Si nos paramos a pensar en ellos un poquito nos daremos cuenta de la importancia que tienen y el poco caso que les prestamos, siendo como son nuestro apoyo constante.

En Herbolario Navarro nos preocupamos por la salud integral de nuestros clientes, por lo que no descansamos trabajando y buscando la mejor solución para que sus necesidades se vean cubiertas de forma natural y de manera perdurable. En este sentido, y como siempre de mano de la naturaleza, disponemos para ti de la Crema Regeneradora para Pies y Manos, formulada con extracto de propoleo puro.

Aunque esta crema está elaborada como si de un alimento se tratase, se conserva de manera natural gracias a la acción del propoleo, de aceites esenciales beneficiosos para la piel y conservantes alimentarios muy suaves y exentos de toxicidad: sorbato potásico y nisina, ambos presentes en la naturaleza por lo que el cuerpo no los rechaza.

Debido a que la conservación del producto final es completamente natural, el plazo de caducidad a temperatura  ambiente no debe superar los cuatro meses. Aunque parezca poco, este tiempo es más que suficiente y nunca te caducará, pues cuando probamos la textura de esta crema y observamos la facilidad con que la piel la absorbe reconociendo sus propiedades regeneradoras, estaremos encantadas/os de usarla y disfrutar de unas manos y unos pies hidratados y suaves, sin grietas, rojeces ni asperezas que tan molestas son y tanto afean nuestra piel.

De forma que no olvides dar a tus manos y pies los cuidados que se merecen con la Crema Regeneradora para Pies y Manos, te resultará fácil y muy natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *