Herbolario Navarro


¿Tienes acné?

La constancia en las rutinas de limpieza es fundamental para acabar con él.

Todos sabemos que los cambios hormonales favorecen la aparición del acné. Por eso, es un problema que se sufre principalmente o con mayor ímpetu durante la pubertad, aunque es verdad que cualquier trastorno hormonal a cualquier edad, puede provocar la aparición del acné. Además, no cuidar nuestra piel de forma adecuada, sobre todo si tenemos una piel mixta o grasa, puede favorecer la acumulación de esa suciedad que facilita la aparición del acné. ¿Sabes cómo cuidar tu piel para plantarle cara? Los productos naturales te pueden ayudar en esta tarea.

Lo primero que has de tener en cuenta para hacer frente al acné y a las impurezas de la piel provocadas por los cambios hormonales es intentar ser muy constante en rutinas de limpieza diaria. La piel necesita que la cuidemos diariamente para evitar que se acumulen puntos de grasa o suciedad que son los responsables de los temidos puntos negros.

PASO 1: Necesitamos utilizar un producto de limpieza apto para pieles mixtas y grasas. En Herbolario Navarro, como una opción muy completa y eficaz te recomendamos la espuma limpiadora de botanic basic. Es un producto que combina tres extractos: la cúrcuma, el gingko biloba y el pomelo, que producen la doble acción de regular el exceso de sebo sin secar las zonas más secas, y además, desinfectan aquellas zonas donde han aparecido las impurezas.

PASO 2: Como segundo paso utilizaremos un tónico para trabajar la hidratación de los poros y evitar de este modo la acumulación de suciedad, ya que ésta se traduce en puntos negros y comedones. Además, el tónico es imprescindible en la limpieza diaria, ya que equilibra el pH de la piel tras la limpieza y evita de ese modo alteraciones en la piel como rojeces, irritaciones o roturas de microcapilares.

Como alternativas disponemos del hidrolato de lavanda, que es antiséptico y calmante, además de regulador de grasa. Si hay mucha rojez o inflamación podemos utilizar el hidrolato de manzanilla. En ambos casos se aplica del mismo modo: pulverizando directamente sobre el rostro y dejando que se absorba o bien dando pequeños toques con un algodón impregnado.

PASO 3: Por último utilizaremos una crema hidratante para que la piel no quede desvitalizada. Muchas veces tendemos a cometer el error de evitar las cremas en este tipo de pieles, y debido a ello, la piel se deshidrata y se vuelve propensa a producir más grasa. Una buena opción es la crema purificante de botanic basic. Esta crema combina el aceite de jojoba con la granada, convirtiéndola en una mezcla perfecta. El aceite de jojoba ayuda a regular la piel grasa/mixta aportándole la hidratación idónea, y la granada, es un perfecto antioxidante para mantener la piel luminosa y elástica a pesar de tener impurezas.

¿Un truco?

Una noche a la semana podemos utilizar en sustitución del tónico diario, el aceite de argán. Es perfecto para combatir las manchas y/o marcas
generadas por el acné.

Cuidarse por dentro

A nivel interno también podemos actuar ante el acné. Para ello, principalmente deberíamos tomar plantas depurativas de la sangre y el hígado, y en el caso de los adolescentes, lo más importante es regular a nivel hormonal. Para ello, además de tu tratamiento facial te aconsejamos
la toma de cápsulas de H-ter de Terra Verda, que contienen cardo mariano y contribuyen al funcionamiento normal del hígado. Además, se puede combinar con Zinc, que contribuye al mantenimiento normal de los niveles de testosterona.

Y además…

Independientemente de la rutina diaria, una vez por semana debemos de exfoliar la piel para eliminar las células muertas. Hay que tener en cuenta que el acné se produce por acumulación de sebo en el poro y si no hacemos este proceso de exfoliación se puede producir mayor acumulación de grasa. La exfoliación la podemos hacer sencillamente con una cucharada (de postre) de aceite de jojoba, junto con una cucharada de azúcar de caña.
Además de la exfoliación gracias a las partículas naturales de azúcar, has de tener en cuenta que el aceite de jojoba contribuye a la regulación de la
grasa y aporta luminosidad a la piel.

Después de la exfoliación haremos una cataplasma con arcilla (anti infl amatoria) que bajará la rojez y nos aportará minerales que contribuyen a la cicatrización. Esta cataplasma se hace con agua y arcilla, podemos enriquecerla añadiendo aceites esenciales (un par de gotas) de lavanda y árbol de té, por ejemplo. Además podemos utilizar el hidrolato que usamos como tónico para reducir el agua de la mezcla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *