Herbolario Navarro


Celebra el Día Mundial del Agua practicando un consumo responsable

El agua es el recurso natural más preciado que tenemos ya que es la principal responsable de la vida en nuestro planeta. Y aunque parezca una incoherencia, el agua también es el elemento que más escasea, principalmente por causa de la acción del hombre.

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró como Día Mundial del Agua el 22 de marzo. Un día que se consagra a la celebración de actividades que giran en torno al fomento de la conciencia pública a través de la realización de documentales y la organización de conferencias, mesas redondas, seminarios y exposiciones relacionadas con la conservación y el desarrollo de los recursos hídricos.

En esta ocasión, el lema escogido es “Agua y seguridad alimentaria”, puesto que el agua está íntimamente relacionada con la alimentación humana, por lo tanto una mala calidad del agua influye en la población a  nivel mundial.  En este sentido, organizaciones como la FAO, señalan que la inseguridad  alimentaria está aumentando en los últimos años, como consecuencia de la crisis financiera, el crecimiento demográfico, el incremento de la urbanización y la presión que ejerce el desarrollo industrial sobre la tierra y el agua.

A esto se suman los problemas del agua, tales como sequías o inundaciones, se pueden recrudecer con el cambio climático al modificarse los patrones en las precipitaciones, los niveles de ríos, lagos y mares, como consecuencia del aumento de la temperatura.

Y los perjudicados por los problemas del agua y la inseguridad alimentaria somos la población entera, ya que de la disponibilidad de agua es fundamental para el pilar que sustenta la necesidad básica de alimentarse: la agricultura.

Por eso, cada día te invitamos a que celebres el Día Mundial del Agua, practicando un consumo responsable de este recurso. Un consumo responsable que se consigue con pequeños actos: ducharse en lugar de bañarse, mantener el grifo abierto el menor tiempo posible, poner el lavavajillas y la lavadora llenos y con programas cortos que ahorren agua, no cambiar el agua de la piscina cada verano, utilizar riego por goteo en nuestros jardines y huertos, etc.

En nuestras manos está conservar este bien tan preciado, por eso te invitamos a que no lo derroches, en este caso importan tanto la calidad como la cantidad. El agua que bebemos es un bien que escasea por la acción del hombre, es nuestro deber devolver a la naturaleza lo que ella nos ha dado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *