El mundo Post Covid19

El Mundo Post Covid
José Navarro
José Navarro, CEO de Herbolario Navarro

El Coronavirus ha cambiado el mundo en la forma y en el fondo. Por José Navarro Catalá, CEO de Herbolario Navarro.

El 14 de marzo de 2020 va a ser una fecha difícil de olvidar para los españoles, como también lo fueron otros momentos cruciales de nuestra historia. La declaración del Estado de Alarma ha supuesto un antes y un después, y nos ha obligado a adaptarnos a circunstancias que nos parecían más propias de una película de ciencia ficción.

Y no sólo ha ocurrido n nuestro país, como sabemos se ha tratado de una pandemia, por lo que gran parte de la humanidad está sufriendo un cambio profundo de hábitos, de costumbres, y lo más importante: estamos cambiando nuestra relación con el Planeta, nuestro mundo está cambiando y nos estamos adaptando de la misma forma que los animales se adaptaron a la gran glaciación.

El Covid19 ha cambiado el mundo en la forma y en el fondo.

En un mundo acelerado en el que vivíamos, los tiempos se han acortado todavía más, y lo que parecía imposible: se ha aumentado la inmediatez. Consumimos más Internet, por lo que la información nos llega en tiempo real; teletrabajamos desde casa para poder estar con nuestra familia, manteniendo incluso reuniones a través de plataformas digitales, con lo que ahorramos tiempo, dinero y emisiones contaminantes al evitar desplazamientos; utilizamos la tecnología para mantener nuestras relaciones familiares y sociales, lo que nos ayuda a cuidar estas relaciones a veces aparcadas por la rutina pasada.

Pero sobre todo hemos cambiado en el fondo, o al menos esta crisis nos ha mostrado el camino del cambio, ahora es el momento de liderarlo cada uno de nosotros en la intimidad de nuestro hogar, con nuestros amigos y familiares. Debemos vivir siempre con la perspectiva de respeto absoluto por el Medio Ambiente.

El confinamiento, la imposibilidad de desplazarnos, el parón de algunas industrias, ha dado un respiro al Planeta. Y es que se han reducido los gases de efecto invernadero en las grandes ciudades, así como los niveles de contaminación atmosférica, y está mejorando la calidad de las aguas y de los hábitats lo que permite a muchos animales volver a los lugares que hace mucho que no podían ocupar por la acción del hombre. Esta es la enseñanza más importante que nos plantea la crisis del Covid19 y que debemos trasladar a nuestra forma de vivir.

Es nuestra oportunidad para cambiar.

Para ello podemos empezar por lo básico, la compra. Debe ser ecológica en todos los sentidos. Debemos consumir productos ecológicos que no  han utilizado pesticidas en ninguno de sus procesos, ni cualquier otra sustancia química que pueda afectar al bienestar de la Naturaleza de la tierra y de nuestra propia naturaleza. Pero también debe ser ecológica en los desplazamientos, demos prioridad absoluta al producto local, ya que ahorra y acorta tanto el trasporte como los intermediarios, además de favorecer el desarrollo de las zonas rurales tan imprescindibles para el mantenimiento de los ecosistemas.

La compra y el consumo también deben ser responsables con los que nos permiten adquirir esos productos: los ganaderos y los agricultores. Sin ellos y sin su trabajo incondicional, sin su amor y respeto por los animales y las plantas, los supermercados no se hubieran podido abastecer para alimentarnos a todos. Por lo tanto, tratémosle como se merecen, con la dignidad que ellos han demostrado en todo momento, y por supuesto paguemos el precio que merece su trabajo y no les infravaloremos.

El Covid19 nos ha obligado a cambiar, pero no lo veas como algo negativo. Yo lo estoy viendo como la oportunidad que tenemos la humanidad para reconciliarnos con el Planeta y salvar nuestro futuro.

¿En que mundo quieres vivir tras el Covid19?

Compra local, el motor que impulsa la felicidad de tu barrio

Interior de un comercio local

¿Quieres experimentar la felicidad de comprar acertando y ayudando a los que te rodean? Compra en los comercios que tengas más cercanos.

Bajas a la calle, cruzas la calle y entras en la pescadería de Pedro. Te saluda, te pregunta qué tal tus hijos, cómo le fue al mayor el examen, si te han dado los resultados de esa prueba por la que estabas preocupada…

Compras el pescado que necesitabas para la cena de hoy y recuerdas que esta tarde tu pequeña tiene entrenamiento y las zapatillas ya no le aguantan más. Vas a la zapatería de Rosa, la típica que tiene un poco de todo y te saca de todos los apuros. Rosa te recibe con una sonrisa y te saca todos lo modelos de la talla de tu hija, cómo no, se acuerda perfectamente que le gustan las deportivas con purpurina y unicornios, y acabas escogiendo las que te recomienda porque son las que más aguantan su intensa actividad física.

Continúas tu camino hasta tu herbolario preferido, ese que queda a sólo 4 manzanas de tu casa y en el que siempre encuentras lo que necesitas. Se te está terminando tu crema preferida, esa que no produce reacción ninguna en tu piel, cotejándola perfecta. Te recibe Leticia, quien intuye que lo que necesitas pero quiere que pruebes la última novedad que ha recibido y que sabe que te va a encantar. Aprovechas para saludar a Lucía, y preguntarle qué te recomienda para tus problemas para dormir que tienes últimamente, siempre recurres a ella porque sabes que sólo te va a recomendar lo que te va a funcionar bien. También de paso, compras la fruta y verdura que te falta y el pan, te encanta el ecológico de harina de espelta.

Y vuelves a tu casa sonriendo, sabiendo que las compras que acabas de hacer, sin necesidad de salir de tu barrio, son justo las que necesitabas. Has vuelto a tu casa pensando en lo afaenado que estaba hoy Pedro (va a tener que contratar a alguien que le ayude), en lo guapa que has encontrado a Leticia (¿usará la misma crema que tú?, el próximo día le vas a preguntar cuál usa), en lo mucho que sabe Lucía (¿Será solo su formación como farmacéutica o sus muchos años de experiencia?), y en que ahora cuando vuelvas a salir para ir a trabajar pasarás de nuevo por la zapatería para recordarle a Rosa que hoy recogerás tú a su hija del colegio, que esté tranquila, que ya se la acercas a la tienda después de estar un ratito en el parque.

Esto sólo es ficción, quizás no sean tus costumbres, pero muchos de nosotros hemos experimentado situaciones parecidas o las vivimos cada día. Esa confianza y solidaridad entre las personas que compartimos barrio, o pueblo, o ciudad, nos facilita la vida, nos permite ahorrar en tiempo y desplazamientos, nos proporciona sentimiento de pertenencia a nuestra comunidad, … nos hace un poco más felices.

Por si esta pequeña simulación de la realidad no te ha convencido, aquí tienes algunas ventajas de la compra local:

  • Más ecológica: no necesitas largos desplazamientos que contaminan más
  • Más exclusiva: el asesoramiento personalizado te permite comprar lo que tú necesitas en cada caso, y no lo que necesita la gran mayoría de personas, que puede coincidir contigo o no.
  • Más acertada: has escogido los productos que se adecuan a tí y a tu familia, lo has meditado y valorado con tiempo y con la información necesaria para tomar la decisión.
  • Más sostenible: comprando local favoreces la economía de tu barrio, pueblo o ciudad, lo que permite su desarrollo económico y su prosperidad, generando empleo apersonas de tu entorno.
  • Más justa: el precio que pagas por estos productos es el que se merece el trabajo de las personas que se ocupan de estos comercios, quienes dedican su vida a estos negocios, y quienes fabrican sus productos, en muchas ocasiones de forma artesanal.

Pasea por tu barrio y conoce sus comercios y a sus comerciantes. Experimenta la compra local y contribuye a la felicidad de tu zona. Descubrirás una nueva forma de vida más justa y satisfactoria. ¿A qué esperas?

Futuro sostenible o nada

Árbol futuro sostenible

Un planeta, dos caminos: verde o gris. Tú eliges.

No hay marcha atrás, la sostenibilidad es una realidad. Se ha impuesto como el único método para contrarrestar la emergencia climática. La transición a un modelo más sostenible y circular es un desafío inminente al que todos tenemos que hacer frente.

Desde la alimentación hasta la ropa, la cosmética, el transporte y la energía. La transformación del consumo determinará nuestro futuro sin duda. Afortunadamente, tiene solución y todavía estamos a tiempo. Europa ya lo está haciendo, apostando por la mínima extracción de materias primas y el máximo aprovechamiento de los residuos. Abandonar la economía lineal es el primer pero arduo paso para comenzar con el cambio. Se produce, se consume y se tira, no podemos seguir así.

Algo está claro: tenemos que consumir de otra manera. Hay sectores a los que afecta primero y más directamente, como la alimentación. Esto se debe a que afectan directamente a nuestra salud, somos lo que comemos. Otro puede ser la movilidad y los transportes, por su historial de contaminación.

El consumo responsable crece en España, aunque no al mismo ritmo que en otros países. Europa nos lleva la delantera: Noruega, Francia, Suiza o Luxemburgo. Al igual que sucede con los productos ecológicos, crecen las ventas, pero solo un 45% de los hogares españoles los compran frente al 80% europeo.

No se cambia de la noche a la mañana un modelo tan ineficiente, pero las evidencias no engañan: se está produciendo un cambio del que ya observamos los primeros síntomas. La demanda actual y primordial es que se desvincule el crecimiento económico del uso de los recursos naturales y la contaminación. Mostrar otros caminos a empresas y consumidores es la tarea que se han propuesto asociaciones y colectivos a corto plazo.

Sólo en España, se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimentos al año, según la Comisión Europea. La aspiración es reducir esta cifra a la mitad para 2030. Además, el autoconsumo representa tan solo un 0’01% del total. Realmente, es legal y rentable, pero existe mucha desinformación. Aún así, la energía renovable no es una opción, sino que es la solución.

Por otro lado, cada vez más empresas toman conciencia de la transcendencia de sus actuaciones sobre el entorno. Desde el fomento del reciclaje, la alimentación saludable de sus empleados o el uso de medios de transporte sostenibles para acudir a trabajar

Sin duda, hay que ponerse a trabajar. Cada uno en su papel, pero todos a sumar. Ciudadanos, empresas y Gobiernos. El planeta no nos puede esperar más.

Consejos para un verano sostenible

Persona en la playa con atardecer

Continúa con tus hábitos y adquiere nuevos en esta época especialmente sensible

El verano es la época del año en la que nuestra prioridad es relajarnos y pasarlo bien. Pero hay que tener presente que debemos seguir siendo igual de responsables con el Medio Ambiente que el resto del año.  Es más, el hecho de contar con más tiempo libre es una oportunidad perfecta para adquirir nuevos hábitos sostenibles y preocuparte más por tomar conciencia de tu impacto medioambiental, gestos sencillos, pero de gran trascendencia.

De hecho, es una estación especialmente sensible, ya que el calor se presta a un mayor consumo de productos. Sobre todo, bebidas, precocinados o envases de plástico. Además, las zonas turísticas ven cómo su población aumenta notablemente, lo que nos obliga a ser aún más consecuentes con nuestros actos.

Desde Herbolario Navarro te animamos a seguir algunos consejos para que sigas siendo responsable con el Medio Ambiente en tus vacaciones.

Hidrátate de forma responsable

Las altas temperaturas en verano nos obligan a cuidar nuestra hidratación, bebiendo agua cada poco tiempo. Se recomienda beber en torno a 2 – 3 litros de agua al día, un total de 8 vasos. La mejor opción es minimizar el uso de botellas de plástico y comprar una reutilizable que podamos rellenar siempre que queramos, además de transportarla de manera cómoda.

Libérate de los plásticos

Para las comidas fuera de casa, en la playa o barbacoas con amigos, puedes decantarte por vajillas desechables eco – fiendly o biodegradables. Con ellos, además de respetar el Medio Ambiente, contribuirás a su regeneración, ya que una vez finalizado su uso se transforman en compost. Más del 80% de los desechos que ser vierten al mar son plásticos de un solo uso. Estos materiales pasan posteriormente a la vida marina, pudiendo acabar en última instancia en la cadena alimentaria humana.

Cuida tu océano

Tanto si practicas deportes acuáticos como si incluso vas a la playa a darte un chapuzón, trata de utilizar protectores que no dañen el medio marino. Cada año, se vierten al mar más de 10.000 toneladas de cremas solares. Algunas especies, como los corales, son especialmente sensibles al uso de estas.

Energía consciente y eficiente

Pequeños y sencillos gestos, como apagar luces o no abrir la nevera innecesariamente, reducen sensiblemente nuestra demanda energética.

Pero, la estrella del verano sin duda es el aire acondicionado. Su impacto se puede rebajar considerablemente usando dispositivos que regulen la temperatura, así como con programadores para que se active cuando sea necesario.

Consume de temporada

La naturaleza es sabia y nos aporta los nutrientes y vitaminas necesarias en función de la época del año. Biológicamente estamos preparados para asimilar mejor los productos de temporada. Si además son productos locales, ayudarás a potenciar la economía de tu zona y a proteger la comunidad.

Sigue reciclando

Las vacaciones son para disfrutar y relajarnos, pero ello no significa que podamos olvidarnos de reciclar los residuos que generamos. Cuando te desplaces a un nuevo destino, localiza los contenedores más cercanos. Además, lleva una bolsa de basura allá donde vayas e intenta no dejar huella.

Practica el turismo sostenible

Súmate a la práctica, que deja de ser tendencia para convertirse en una realidad. Adquiere mayor conciencia de la importancia del cuidado del Planeta, educa a tus hijos o familiares en hábitos sostenibles y potencia el desarrollo de comunidades.

Utiliza las prendas adecuadas para cada estación

Tejidos buenos para el Medio Ambiente y buenos para tu salud. Como puede ser el lino, un tejido 100% natural, fresco y transpirable. Otra opción es el algodón orgánico, cultivado sin pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos. Además, está hilado sin químicos tóxicos.

Menos plásticos, más calidad de vida

Bolsas de caña de azúcar

¿Qué puedes hacer tú para reducir el consumo de plástico?

A día de hoy ya sabemos todos que la contaminación por plásticos es un verdadero problema para el medio ambiente, lo que perjudica nuestra calidad de vida. Pero ¿Alguna vez te has preguntado qué puedes hacer tu por evitar que esto empeore? Nosotros nos le hemos planteado y gracias a las sugerencias de nuestros clientes hemos cambiado algunos aspectos para reducir el uso de plásticos

Lo más novedoso en las tiendas de Herbolario Navarro son las bolsas con las que puedes comprar tus productos frescos, como frutas, verduras y frutos secos. Se trata de bolsas elaboradas con caña de azúcar, de forma que son totalmente biodegradables y en su producción no se utilizan plásticos.

En cuanto a las bolsas de la compra, como sabes, nosotros fuimos uno de loas pioneros en eliminar las bolsas de plástico en nuestras tiendas, poniendo a disposición de nuestros clientes bolsas de fécula de patata. Actualmente disponemos de bolsas de papel reciclado, así cómo de algodón que son muy resistentes y re-utilizables tantas veces cómo necesites.

Bolsa de tela compra

Además todos nuestros establecimientos disponen de puntos limpios en los que se reciclan todos los deshechos que se generan, tanto plásticos, cómo vidrio, cartón y basura orgánica. Es el primer paso para evitar la contaminación por plástico: separar los residuos para que se puedan reciclar.

Otras acción que hemos llevado a cabo para reducir nuestra contaminación, a petición de nuestros clientes, es la eliminación del Bisfenol A en nuestros tickets de compra. Esta sustancia química se utiliza sobre todo en la fabricación de plásticos y resinas, y puede producir efectos negativos a nivel hormonal, por lo que en la UE se ha prohibido sobre todo en la fabricación de productos para bebés, como biberones y chupetes.

Por otro lado, cada vez somo más exigentes con los productos que comercializamos, tratando de ofrecer a nuestros clientes envases más respetuosos con el medio ambiente como plástico reciclado, cartón o vidrio. Incluso hemos introducido nuevas lineas de cosmética sólida, que permite un ahorro importante en los envases.

Esto son sólo algunos ejemplos de las pequeñas acciones que vamos llevando a cabo para reducir el uso de plásticos en Herbolario Navarro, es el principio de un largo camino en el que queremos seguir avanzando a vuestro lado.

¿Qué vas a hacer tú por reducir el consumo de plástico y mejorar tu calidad de vida?

Herbolario Navarro celebra la declaración de Valencia como Capital del Comercio Justo

valencia capital del comercio justo

Como representante de los comercios en Herbolario Navarro hemos participado en la lectura del Manifiesto por el Comercio Justo

El pasado mes de abril, Valencia fue declarada Capital del Comercio Justo. De esta forma la ciudad se ha convertido en la nº 18 de España en ser declarada como tal, y la tercera en la Comunitat Valenciana.

Herbolario Navarro, como representante de los comerciantes que comercializan productos de Comercio Justo, ha participado en la lectura del Manifiesto por el Comercio Justo. En el acto, que se ha celebrado en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, además se ha realizado una foto de familia con todos los actores sociales: entidades educativas, comerciantes, restaurantes y ONGS. El acto estuvo organizado por la Coordinadora Valencia de ONG para el Desarrollo.

Los mejores viajes para un Otoño ECO

Vive experiencias cortas y grandes viajes en hoteles ecológicos, en entornos naturales únicos, con propuestas saludables o socialmente responsables de la mano de SAÓ Viajes naturales  la agencia de viajes de Herbolario Navarro.

Este otoño no deberías perderte…

WELLNESS RETREAT

Te proponemos vivir una experiencia única para cargar tus pilas y aprender a cuidarte, 4 días en un alojamiento ecológico, situado en pleno corazón de la Sierra de Mariola en el interior de la provincia de Alicante. Sesiones de yoga, terapias personalizadas y un programa de alimentación ecológica.

QUESOS Y CASTILLO

Vive una experiencia en un castillo con más de 1000 años de historia. Antigua fortaleza situada en la provincia de Salamanca, rodeada de preciosos campos agrícolas de cereales y viñedos. Te proponemos disfrutar de la experiencia de conocer los secretos del queso de oveja, visitando  un rebaño de ovejas y realizando un taller de elaboración y cata de quesos.

NORDIC WALKI EN EL PEÑAGOLOSA

Te animamos a que conozcas el Nordic Walking en el Parque Natural del Peñagolosa en la provincia de Castellón. Contarás con un monitor oficial que te enseñará la técnica básica, después de la marcha degustarás un menú con productos locales, entre los que no puede faltar la trufa de Vistabella.

MATARRAÑA AL NATURAL

Disfruta de un precioso alojamiento y descubre los atractivos del entorno de Beceite junto a un guía de naturaleza caminando y en 4*4. Te incluimos dos cenas para saborear su cocina elaborada con productos de su propia huerta y finca certificada en agricultura ecológica.

TALLER DE ACUARELA, DOS DÍAS

Hemos preparado una experiencia para disfrutar de un  taller de acuarela en el que  conocer sus técnicas y al tiempo disfrutar  de un precioso alojamiento rural situado en el interior de la provincia de Valencia a muy poca distancia del mediterráneo. Disfruta de dos días una noche auténticos y únicos.

NATURALEZAS DE BUTÁN

Te proponemos descubrir en 8 días los secretos del reino de Bután, uno de los países con mayor conciencia ambiental, un viaje para conocer los secretos de Timbu – Punakha-Paro-Valle de Haa. En SAÓ huimos de viajes estándar, te proponemos una experiencia totalmente personalizada con servicio de guía y transporte solo para ti y tus acompañantes.


 Experiencias exclusiva SAÓ, no consumible con otros operadores, consultar precios y condiciones en www.saoviajes.es, llamando al 961 06 49 03 o envíanos un mail a reservas@saoviajes.es.  Consultar las condiciones de tarjetas regalo de viajes. Las experiencias SAÓ disponen de precios exclusivos sin comisiones extras para nuestros clientes y de un 5% de descuento para los miembros del Club Navarro. Identifícate al realizar la reserva.
WWW.SAOVIAJES.ES

10 consejos para ser un viajero responsable

 

En SAO somos conscientes de la necesidad de ayudar a construir un mundo con viajeros más responsables, si tú estas concienciado con ser un viajero responsable, no dejes de leerte este post que hemos extraído de la guía para viajar de forma respetuosa elaborada por la fundación Intermundial y el Instituto de Turismo Responsable. Un manifiesto que aspira a que el viajero sea consciente de lo que implican sus elecciones y de la responsabilidad que ostenta al tomar una u otra. «Es un documento que cualquiera puede utilizar a modo de examen personal, tanto antes de emprender un nuevo viaje como después, para averiguar en qué puede mejorar», indican las organizaciones. Porque se trata de disfrutar de nuestro planeta sin arruinarlo a nuestro paso. O, si es posible, de dejarlo igual o mejor de lo que estaba. Este es el decálogo propuesto para los viajeros responsables:

1. Sé consciente de los riesgos y toma precauciones

Antes de ponerte en marcha, indaga acerca de las características de tu destino y prepara la documentación, los controles médicos y seguros de viaje necesarios. Haz caso de las recomendaciones de las autoridades locales, sobre todo ante una emergencia. Comprueba los productos que consumes para evitar reacciones alérgicas, intolerancias o infecciones, investiga si existe alguna enfermedad endémica en la zona y cómo prevenirla, o si el agua es potable o es mejor tomarla embotellada.

En nuestro especial sobre enfermedades olvidadasabordamos 18 males que padecen mil millones de personas, y muchas de ellas se transmiten simplemente por la picadura de un mosquito, algo que se puede evitar. También hemos dedicado mucha información a la malaria, una de las enfermedades tropicales que con mayor frecuencia llegan a países donde no son endémicas. En este reportaje contábamos cómo repuntaba en España y en este otro desmontábamos 10 mitos sobre la malaria y el viajero. El VIH es otra dolencia autoinmune, hoy en día sin cura definitiva, de la que se contagian miles de personas cada año. Una de las maneras es por no tomar precauciones suficientes durante las relaciones sexuales. Frecuentemente abordamos esta enfermedad, y en lo que tiene que ver con su prevención, hemos contado cómo va el desarrollo de una vacuna para combatirla y también cuándo se va a expandir el fármaco que se ha creado para prevenirla.

2. Consume productos y servicios locales para fomentar el desarrollo

Si consumes productos o servicios hechos en el lugar de destino, ayudarás a fortalecer a los emprendedores locales y a que los beneficios se repartan allí. Es importante comprar solo lo que uno necesita y a un precio justo para no desestabilizar la economía local ni las condiciones de vida de los empleados o los propietarios. Está bien regatear, pero hasta cierto punto.

En relación con el emprendimiento local hemos encontrado iniciativas novedosas, como el cultivo de coco y otros productos en Ecuador y la acuicultira en el valle del Cauca Colombino, una zona donde antes era peligroso ir por la presencia de las FARC y ahora renace. En el mismo país encontramos cómo los vecinos de Jurubirá han cambiado la venta de cocaína por el ecoturismo. En Marruecos conocimos a las productoras de aceite de argán y en Kenia la producción de jabones desde comunidades empobrecidas. En Sudán vimos las ideas de un grupo de mujeres para reciclar con un doble objetivo: ser económicamente independientes y cuidar del medio ambiente.

 3. Comparte y aprende sobre las comunidades que visites

Cada destino que visites te ofrecerá unas costumbres, gastronomía e idiomas únicos. Empápate de ellos y apréndalos. Conoce sus tradiciones y normas sociales para no hacer algo que resulte ofensivo o humillante. Encontramos un ejemplo reciente del valor de la cultura propia en la fiesta de las vírgenes; un evento anual celebrado en Suazilandia y en Sudáfrica en el que jóvenes casaderas bailan con el pecho descubierto ante su monarca. En México conocimos el proyecto 68 voces, que quiere fomentar a través de los cuentos el orgullo, respeto y uso de las lenguas indígenas mexicanas, algunas de ellas en peligro de desaparecer. En la lejana Indonesia, supimos de  la lucha de los mentawai por conservar su cultura.

4. Contribuye a la protección de los ecosistemas acuáticos y terrestres

Los ecosistemas están cada vez más deteriorados y contaminados, en gran parte por culpa de la acción humana. Sobre la destrucción de los océanos existen muchas historias; una de las últimas, esta sobre la contaminación de nuestras aguas, la destrucción de los bosques o está sobre el daño que hace el plástico. Y precisamente para reducir el uso de este material hay en marcha iniciativas como la de este emprendedor que fabrica bolsas biodegradables o sobre las leyes de países como Kenia o Ruanda, que las han prohibido.

Para no contribuir a esta destrucción de nuestra flora y fauna, busca solo productos, experiencias y servicios que garanticen la explotación sostenible de los recursos naturales y que evitan el maltrato animal. Hemos conocido iniciativas muy valiosas para proteger perros, vacas y burros maltratados y abandonados en India, gorilas en Uganda o elefantes y osos bailarines.

También evita la generación de residuos, intenta reciclar y en la medida de lo posible participa en programas de limpieza y saneamiento en los destinos a los que viajes porque sino, aquel destino soñado de tus vacaciones acabará arruinándose como le está pasando ahora a Zanzíbar, al lago Ypacaraí de Paraguay, que está cada vez más sucio, o a Gunjur, un pueblo de Gambia donde los vecinos ya se han reveladoDesde China, eso sí, trajimos claves para saber cómo ser mejores turistas.

5. No fomentes actividades discriminatorias

En muchos lugares es muy complicada la integración en la sociedad de personas que son discriminadas por género — las niñas siempre son las más perjudicadas —, origen, religión, orientación sexual, situación económica o discapacidad. Es nuestro deber ayudar a la eliminación de esas barreras evitando lenguajes y comentarios sexistas u ofensivos, o estereotipos. Más bien, aboga porque esos colectivos que suelen estar más marginados tengan igualdad de oportunidades. Hemos encontrado muchas iniciativas que buscan la integración. En India, estuvimos con mujeres con un problema triple: ser eso, mujeres, y además pobres y discapacitadas. En Etiopía, conocimos a un colectivo de personas sin hogar con distintas enfermedades que estaba saliendo adelante. En Uganda, los artistas de Hiccup Circus usan la magia y el malabarismo para transmitir mensajes de inclusión social, género y salud. Y en Tanzania, el centro de Kabanga protege del acoso a cientos de albinos.

6. Ahorra recursos

El derroche es enemigo del medio ambiente. Ahorra agua, pues en numerosos lugares es un bien muy preciado y difícil de conseguir. Por ejemplo, es un reto para Sudán, un país cada vez más abierto a los turistas. Consume productos y servicios que no malgasten recursos hídricos y energéticos, que sean reciclables y reutilizables. Los productos que contienen aceite de palma son un ejemplo de lo que no hay que adquirir.

También es importante optar siempre que sea posible por transportes que emitan pocos humos, o ninguno. Como en Medallín, donde a pesar de que la contaminación aún es alta, apuestan por el transporte público y ya es modelo en toda América Latina. Calcula tu huella de carbono e intenta compensarla.

7. Respeta el patrimonio y las infraestructuras

Ante todo, tu visita no puede alterar la vida local y tampoco puede destrozar los atractivos turísticos que tiene ese lugar. Por ello hay que informarse sobre cómo está gestionado ese destino y qué infraestructuras lo componen (edificios, transportes, viviendas, espacios públicos…). En este artículo hablamos de ello. En África buscamos iniciativas que ya están mejorando la vida de la población local.

8. Favorece la sostenibilidad a través del i+d+i

Prioriza aquellos productos, servicios o experiencias que, siempre que sea posible, incorporen nuevas tecnologías y métodos innovadores que contribuyan a la sostenibilidad del destino a través del ahorro o mejor uso de los recursos, la información o la capacidad de comunicación. Conocimos la primera canoa solar del Amazonas.

Para experiencias punteras, las de estas mujeres tanzanias que luchan contra el cambio climático con las ideas más originales. O los numerosos proyectos con drones que están ayudando a mejorar vidas como el de estos universitarios de Zanzíbar o el de estos otros que facilitan la ayuda humanitariaEn este especial sobre nuevas tecnologías en África, hay muchísimas ideas, igual que en este artículo sobre inventos que mejoran la vida de la humanidad.

9. Fomenta las condiciones laborales justas y dignas

Comprueba que todo aquello que consumas o compres haya sido producido por personas con condiciones laborables justas, que no sean menores, que eviten la explotación sexual o infantil, la insalubridad o el maltrato animal. La esclavitud sexual infantil ligada al turismo es un problema bien visible en países como Tailandia o Punta Cana

Si es posible, que provengan de la población local, pues así mejorarás su economía. Y trata de forma respetuosa a todos los trabajadores, tanto los de las empresas del destino al que viajas como los de tu propia comunidad.

Cuando no se respetan los derechos laborales, encontramos situaciones infrahumanas para las personas, como las que conocimos en Perú, donde miles de personas se juegan la vida a diario en unas minas de oro a 5.000 metros de altura. O en Bangladesh, dónde la mano de obra infantil está a la orden del día

10. Únete al manifiesto del viajero responsable

Apoya las iniciativas y programas que fomenten el intercambio de experiencias y buenas prácticas que favorezcan la paz; participando activamente en las redes, asociaciones, actividades y alianzas que promuevan el desarrollo sostenible

Belleza y sostenibilidad

Belleza y sostenibilidad

Salud para nuestra piel y respeto por el medio ambiente.

Cada vez somos más conscientes de que el dicho “somos lo que comemos” es un hecho y por eso cada día, se apuesta más por los productos ecológicos libres de residuos químicos. Pero hay otra realidad que pasa más desapercibida, y es que lo que nos ponemos en la piel, influye no sólo en nosotros sino también en el planeta.

Los cosméticos en su origen tenían un sentido sagrado, eran un regalo de los dioses a los hombres. Se maquillaban los sacerdotes, a los muertos y hasta las estatuas que representaban a los dioses, ya que llevar maquillaje era un símbolo de unión entre lo humano y lo divino. Pero actualmente, hay demasiados cosméticos en los que encontramos sustancias peligrosas para la salud.

Se trata de productos químicos como disolventes, conservantes, fragancias sintéticas, colorantes, antioxidantes… lo que normalmente identificamos como PEG, parabenos o parafinas. Además de ser productos que interfieren en nuestra salud a largo plazo, porque pasan a la sangre y se almacenan o reparten por nuestro cuerpo, también perjudican la sostenibilidad del medio ambiente.

De una parte nos encontramos con la contaminación residual de estos productos, ya que los sistemas de alcantarillado no están equipados para la eliminación de estos químicos en concreto, que finalmente acaban en nuestros océanos. Algunos de estos contaminantes incluso los encontramos en formato de plástico, como las partículas de algunos geles exfoliantes o pastas de dientes, que aún siendo partículas microscópicas, no debemos olvidar que su descomposición es extremadamente lenta y perjudica gravemente el ecosistema marino.

Además, los métodos de elaboración de la cosmética convencional, están basados en procedimientos químicos con derivados del petróleo y otras sustancias dañinas para el cuerpo humano, que no respetan los principios de sostenibilidad ambiental. Y aunque cada vez, los fabricantes se conciencian de la necesidad de no testar los productos en animales, todavía queda mucho camino por recorrer en este tema.

Cosmética Certificada.

Para estar seguros que aquello que nos ponemos en nuestra piel es saludable y además no daña el medio ambiente, la mejor alternativa es la cosmética natural certificada.

Sabemos que la piel es el órgano más grande del cuerpo y dada su importancia, debemos de cuidarlo al máximo. Es entonces cuando nos planteamos, ¿por dónde empezamos? Para quienes ya son conscientes de ello la pregunta puede ser: ¿qué es lo prioritario, lo más importante que hay que tener en cuenta?

Pues bien, un buen planteamiento es empezar por lo que más nos motive y nos sintamos capacitados: empezar cambiando nuestro champú o nuestra crema nos ayudará a contribuir a reducir el impacto ambiental que todos estos productos generan en el medio.

Todo lo que absorbe la piel en cuanto a vitaminas, aceites, etc., ha de estar acompañado de sustancias vivas, de ahí la importancia de que sean compuestos naturales (afines a la piel) y no sintéticos totalmente ajenos a ella. Muchos de los ingredientes químicos, al entrar en contacto con la piel pueden alterar sus funciones, bloqueando los poros, o provocando irritaciones y alergias.

Estos productos nos acompañan cada día, desde que nos levantamos y nos lavamos la cara hasta que nos acostamos y nos lavamos los dientes o nos ponemos una crema hidratante en la cara. Por ello, es fundamental escoger productos que cuiden nuestra piel.

Productos para tu salud y la de tu planeta.

Una de las mejores opciones para cambiar rutinas es el uso de aceites vegetales puros de producción ecológica.

El aceite de argán o de onagra para pieles maduras, el aceite de rosa mosqueta para cicatrices, el aceite de jojoba para pieles grasas o con tendencia acnéica o el aceite de almendras o manteca de karité para hidratar el cuerpo después de la ducha.

Peeling respetuoso:

A veces lo más natural y sencillo es lo más saludable. Utilizamos un exfoliante, facial o corporal para eliminar las impurezas y las células muertas de la piel, para que ésta respire por todos sus poros y se hidrate y nutra con facilidad. ¿Por qué no hacerlo con un producto natural para evitar la contaminación que provocan las minúsculas partículas de plástico de los productos cosméticos convencionales?

Una opción es prepararte tu propio exfoliante con arcilla verde; la diluyes con un aceite vegetal, por ejemplo el de caléndula para las pieles más sensibles, y cuando obtengas una textura bastante espesa, aplícala sobre la zona del cuerpo que desees exfoliar realizando pequeños círculos.

Si tu piel es más grasa o más madura, también puedes hacer tu propio exfoliante utilizando sal del Himalaya, con la que obtendrás un preparado muy mineralizante que contribuye a nutrir las capas más profundas de la piel. Sólo tienes que mezclar un puñadito de sal con un aceite vegetal: de aguacate para pieles secas, de germen de trigo para pieles maduras o de jojoba para pieles grasas. Como en el caso anterior, aplícalo realizando pequeños círculos con suavidad, para no dañar la piel.

Día Mundial del Medio Ambiente: por un futuro más Eco

Cada año, el 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente para sensibilizar a la sociedad en todo lo relacionado con temas ambientales. La finalidad de esta celebración es que las personas nos convirtamos en agentes activos para un desarrollo sostenible y que se produzca por fin el cambio de actitud necesario frente al medio ambiente.

Dia Medio Ambiente 2016

Ese cambio de actitud está la clave para garantizar entre todos un futuro más eco, más respetuoso con el medio ambiente y con nuestra propia salud. Porque no olvidemos que si el medio ambiente está en peligro también lo está nuestra propia salud: si el aire que respiramos está contaminado se ve perjudicada nuestra salud; o si el agua que corre por nuestros ríos contiene sustancias tóxicas; o si los alimentos que tomamos están cultivados en tierras con abundantes químicos…

En definitiva todo es una cadena en la que las personas somos los máximos responsables ya que nuestros gestos cotidianos son importantísimos para el futuro del Planeta: el consumo de productos ecológicos, el uso de transporte público o aquellos nada contaminantes (como por ejemplo la bici); la separación y reciclaje de los residuos, etc. Es decir, ser más ecológico en nuestro día a día.

Está claro que las autoridades tienen un papel fundamental en la gestión del medio ambiente, y de hecho algunas organizaciones ecologistas denuncian el continuado incumplimiento de la legislación ambiental por parte de distintas administraciones. Por lo tanto, los ciudadanos de a pie tenemos una nueva misión: hacer presión para que las autoridades cumplan esta legislación.

Dia Mundial Medio Ambiente