Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Camiseta naranja… corazón verde

Si tuviéramos que buscar un ejemplo de equipo para definir a la perfección nuestro lema #NavarroPower sin duda este sería Valencia Basket. Tres finales en la mejor temporada de la historia del club no hacen si no reflejar el magnífico trabajo realizado por el entrenador Pedro Martínez, su cuerpo técnico, los miembros del club y por supuesto los jugadores. Es imposible llegar a tan altas exigencias si no funciona todo a la perfección.

Y cuando se habla de que todo funciona perfecto se habla de todo. Un todo que incluye desde el trabajo físico por supuesto hasta el psicológico pasando por la Suplementación. Una Suplementación Deportiva que acompaña a los jugadores de la primera plantilla desde hace varias temporadas. Suplementación natural que desde Herbolario Navarro se ha venido suministrando trabajando codo con codo con los responsables del cuerpo técnico y que ha servido para pulir a estos campeones. Y es que cuando un deportista de alto nivel quiere conseguir las más altas cotas las diferencias entre profesionales son mínimas. De hecho, las diferencias se marcan gracias a los pequeños detalles, detalles a los que tal vez muchos no presten la debida atención pero que al final resultan decisivos. El deportista, igual que cada persona en su exigencia del día a día necesita energía, sentir que llega a lo que le pide las 24 horas y hacerlo con solvencia. Así han encarado la temporada los jugadores y el cuerpo técnico y así han logrado hacer el mejor baloncesto del año.

Tres finales, colofón al aniversario

Treinta años, treinta desde que el primer Valencia Basket Club empezó a botar el balón naranja. Este era el año del aniversario y vaya si lo han sabido celebrar. La Copa del Rey dejó un gusto agridulce. Dulce porque se llegó a la gran final y el matiz agrio lo dio el hecho de haber rozado con la punta de los dedos la que hubiese sido segunda copa de su historia. Un 97-95 contra un Real Madrid que después jugaría la Final Four de la Euroliga. Pero dicen que la venganza se sirve fría…

La competición internacional siempre le ha funcionado bien al conjunto taronja. En esta 2016/17 no iba a ser menos y con una portentosa fase previa se llegó a la gran final que les midió en duelo fratricida contra Unicaja de Málaga. Otra vez se rozó el título con la punta de los dedos y se perdió en la propia Fuente de San Luis en el partido decisivo. Pero como los guerreros valencianos no son de rendirse se vinieron arriba y cuando más partidos acumulaban sus piernas, cuando se acercaba el final de una larga temporada… dieron todo un clinic de cómo afrontar una final con factor cancha en contra. Se perdió el primer partido en Madrid pero se empató la serie en el segundo. Ese 1-1 dejaba las cosas en ventaja valenciana puesto que si se lograba vencer en los dos siguientes encuentros se levantaría la primera liga de la historia del club. El 2-1 tras el tercer partido fue momento clave por el juego desplegado, pero la apoteosis llegó en el cuarto partido. Ganando la copa se quedaba en casa, perdiendo la serie se decidiría a un solo partido en la capital de España. Finalmente el 87-76 que reflejó el marcador al sonar la bocina hizo temblar la Fonteta. Un resultado y un juego que fue elogiado por todo el mundo del baloncesto y que dejará para la historia el primer título de liga en el año del 30 aniversario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *