Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


¿Paseamos por el bosque?

Cada época del año, la naturaleza nos invita a disfrutar de forma única.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Crees que la primavera y el verano son el mejor periodo del año para disfrutar al aire libre? No te equivoques, con el mes de octubre nuestras montañas y sus bosques nos ofrecen unos paisajes idílicos que nos invitan a respirar aire puro. Un placer para la vista y un subidón de energía para llegar nuestros pulmones de salud. Cálzate unas zapatillas y elije una ruta atractiva que no te resulte difícil; anda, observa y respira…

Si la primavera nos descubre el colorido y aroma de las flores, el mes de otoño no se queda atrás. Si nos adentramos en cualquiera de nuestros bosques, es el momento perfecto para disfrutar del paisaje forestal, gracias al cambio de tonalidades de las hojas de las distintas variedades de árboles. Mientras que los de hoja perenne nos ofrecen rotundos paisajes verdes, los de hoja caduca van cambiando a tonalidades rojas, ocres y amarillas y nos proporcionan unas vistas de temporada espectaculares. Sin duda, la prueba más visible de que pronto las temperaturas bajarán cada vez más, para finalmente recibir al invierno.

BENEFICIOS

Los meses de otoño son la mejor época para hacer senderismo y disfrutar de las suaves temperaturas. Además de la belleza de l paisaje, los bosques nos ofrecen toda una serie de beneficios para nuestro organismo, ya acostumbrado a lidiar con el estrés, el tráfico y las preocupaciones, casi a diario. Si optamos por realizar una ruta a pie por zonas arboladas, estaremos proporcionándole a nuestros pulmones aire puro que limpiará nuestras vías respiratorias, una cuestión fundamental para preparar nuestro cuerpo de cara al invierno. Pero son muchos más los beneficios que notará nuestro cuerpo. De hecho, en Japón existen los llamados “Senderos Terapéuticos”, donde investigadores de prestigio se dedican a estudiar los efectos que tiene en nuestra salud pasear por los bosques. Además de la actividad física, hay que destacar experiencias subjetivas como la paz y la tranquilidad, que reducen la ansiedad y la depresión e incluso mejoran el aprendizaje y favorecen una mayor empatía.

Los estudios indican que pasear varias veces al mes por senderos naturales favorece la menor presencia de la hormona del estrés (cortisol), además de disminuir el pulso, la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre.

Baños de bosque

El Shirin-yoku es una práctica terapéutica surgida en Japón hace 30 años. Incremente el vigor, reducir los niveles de ansiedad, depresión, angustia y fatiga son algunos de los beneficios saludables que proporcionan os bosques. Además el paseante puede inhalar las denominadas fitoncidas, unas sustancias volátiles y no volátiles producidas por las plantas y que vienen a ser una especie de aromaterapia natural in situ que relaja y activa el sistema inmunitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *