Termas naturales en invierno

Disfruta de un baño termal al aire libre sin pasar nada de frío.

En estos meses de invierno son muchos los que recuerdan con añoranza los baños al aire libre. Playa, piscina, lagos naturales… Disfrutar del agua y del sol durante el verano es una experiencia fabulosa, pero si quieres relajarte y beneficiarte de las propiedades de los manantiales naturales en invierno, también tienes interesantes y saludables alternativas. Si el mes más frío del año estás planeando una escapada, ten en cuenta estas opciones para disfrutar del agua de una forma muy especial, antes de la llegada de la primavera.

Las antiguas civilizaciones ya descubrieron las propiedades curativas que ofrecía el agua de manantial, y encontraron en las termas, una forma de relajarse y remediar algunos de sus problemas de salud.

La naturaleza pone a nuestro alcance saludables alternativas para disfrutar de las propiedades del agua durante el invierno, ya sea para reducir el estrés, aliviar dolores musculares, mejorar alguna alteración en la piel o simplemente para desconectar y relajarse. Cualquier excusa es buena para disfrutar del agua calentita en termas naturales al aire libre y sin pasar frío.

Budapest.

Si tienes pensado coger un avión y cambiar de aires, Hungría es uno de los países más ricos del mundo en aguas termales. Son muchas las fuentes termales que puedes encontrar en el país, y sobre todo en la ciudad de Budapest, donde autóctonos y turistas disfrutan de este regalo natural en el balneario de Széchenyi, uno de los más grandes de Europa. Su mayor atractivo es la piscina exterior de agua caliente, casi a 40 grados, en un ambiente donde se alcanzan temperaturas bajo cero. Un contraste de sensaciones absolutamente delicioso, que también puedes experimentar en otras dos piscinas exteriores, con agua más templada.

Orense.

Pero también en España puedes disfrutar de manantiales termales en pleno invierno. Uno de esos lugares es Orense, gracias a los manantiales originales de las riberas del río Miño. Por ejemplo, las Pozas Muiño da Veiga, con aguas de mineralización débil, fluoradas, silicatadas y alcalinas,
aconsejadas para afecciones de la piel, dermatitis y eccemas. Sus aguas manan a una temperatura de entre 65 y 72 grados, aunque lógicamente la temperatura de baño es menor.

Y muy cerca de allí también puedes disfrutar de las Pozas Outariz, que cuentan con una poza de agua fría y tres de agua caliente. Las aguas de este recinto son de mineralización débil, fluoradas, silicatadas y bicarbonatadas, indicadas sobre todo para tratar artritis y reuma. La temperatura a la que manan estas aguas es de 60 grados y la temperatura de baño es de poco más de 40 grados.

Y si decides hacer una ruta por tierras gallegas, encontrarás por la zona muchas más termas que también son gratuitas, además de balnearios y termas de pago. Así que prepara la maleta con plumífero y bañador y disfruta de una experiencia singular en la terma que elijas.

Deja un comentario

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Publicaciones relacionadas con la que acabas de leer

Chica en su Momento Slow Life

Concédete tu momento slow

Olvídate de las prisas y disfruta de tu tiempo libre a tu ritmo Vivimos el día a día inmersos en una rutina que nos absorbe cada minuto. El trabajo, la familia y un sinfín de obligaciones nos obligan a actuar

Leer Más >>
Receta facil de Carpaccio de Champiñones

Receta: Carpaccio de Champiñones

Lluís Penyafort, nos enseña a preparar, de forma rápida y sencilla, un carpaccio vegetariano con el que sorprender a tus invitados Ingredientes para 2 personas: 8-10 champiñones Medio Yogur Ecológico de vaca o cabra (o postre vegetal si quieres que

Leer Más >>

Suscríbete a nuestra newsletter

Últimas publicaciones