Herbolario Navarro


Disfruta de la naturaleza con tu propio huerto urbano

Para cultivar tus propias verduras y hortalizas y disfrutar del auténtico sabor de los alimentos frescos no es imprescindible disponer de grandes extensiones de terreno. Sólo necesitas tener voluntad, disponer de un pequeño espacio al aire libre, que bien puede ser una terraza o balcón, y conocer algunos consejos básicos para que tu huerto urbano te de sabrosos resultados. Además, si no utilizas pesticidas ni abonos químicos, disfrutarás en mayor medida de un huerto ecológico en tu propio hogar.

Huertos urbanos

Lo primero que debes hacer es pensar en la logística, es decir la distribución de nuestro huerto en función del espacio disponible, cómo vamos a aprovechar mejor ese espacio, cuál es la orientación de nuestra terraza y la exposición al sol y al viento, el tiempo de trabajo que va a requerir su mantenimiento, los utensilios que vamos a necesitar, el tipo de plantas adecuadas a las características de nuestro espacio, etc.

De forma que debemos planificarnos bien para realmente disfrutar de esta actividad y no hacernos grandes pretensiones que luego no podamos mantener. Una vez planificado nuestro huerto sólo necesitamos reunir todos los materiales y comenzar a sembrar las verduras y hortalizas en función de la época del año en la que nos encontremos.

El sustrato o la tierra en la que estas plantas se cultiven va a determinar el crecimiento y las propiedades del vegetal que plantemos en él, siendo lo suficientemente fértil para garantizar su correcto desarrollo. La base de este sustrato debe ser un buen compost, que puedes adquirir en un establecimiento especializado, siempre leyendo bien el envase para cerciorarte que no lleva sustancias químicas indeseadas. Para asegurarte de la buena calidad de la tierra en la que cultives tus plantas, puedes realizar tu propio compost en compostadores domésticos, que además te ayudarán a reducir basura.

Por otra parte, el riego es el elemento esencial en todo huerto, de forma que debes informarte de las necesidades de hidratación de cada planta y procurar que tus plantas dispongan de la humedad equilibrada, sin excedernos en el riego pero no dejando que la tierra se seque demasiado. Los espacios pequeños requieren de mayor atención en este sentido, por lo que si no dispones del suficiente tiempo para dedicarle es mejor que recurras a alternativas como el riego por goteo o las hidrojardineras.

La luz tampoco debe faltar en nuestro huerto, de forma que las plantas necesitan entre 6 y 8 horas de luz directa para poder realizar el proceso de fotosíntesis, imprescindible para su supervivencia. Si nuestra terraza o balcón no dispone de la suficiente luz, se puede pintar la pared de blanco para aumentar la luz.

De forma que si quieres disfrutar de una alimentación saludable, cultivada por tus propias manos planifica tu huerto urbano y ¡ponte manos a la obra! Consulta la literatura especializada y disfruta de la agricultura en tu propio hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *