Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Piscinas naturales

Parajes especiales donde la naturaleza nos permite refrescarnos y disfrutar del paisaje.

Piscinas Naturales

Ahora en verano, el agua es una atracción indispensable que podemos encontrar no sólo en las zonas de playa. Si te gusta la montaña, puedes visitar las llamadas “piscinas naturales”, en las que al placer de bañarte, se suma la posibilidad de disfrutar de paisajes espectaculares.

Por supuesto, visitar una piscina natural implica ante todo ser respetuoso con la madre naturaleza. Si en nuestras escapadas a la playa y a la montaña ya tomamos nota sobre la importancia de los buenos hábitos, como llevar siempre una bolsa de plástico para recoger los desperdicios que generemos, olvidarnos absolutamente de fumar o no dejar ningún vidrio por ningún sitio, las piscinas naturales merecen el máximo de nuestros cuidados por tratarse de parajes que reúnen condiciones naturales muy exclusivas. ¿Quieres conocer algunas de ellas?

Las Presillas en Rascafría, Madrid

Están situadas junto al cauce del río Lozoya y tienen unas bonitas vistas al Pico Peñalara y Cuerda Larga. Son tres piscinas de aguas casi tan frías como su nombre, rodeadas de zonas verdes. Ahora en verano son una buena opción para relajarse, tomar el sol y darse un baño. Se recomienda llevar un calzado adecuado para disfrutar del agua sin que las piedras del fondo te traicionen.

Fuente de l’Algar, Alicante

A tan sólo 15 km de Benidorm, en Callosa d’En Sarrià se encuentra este bonito paraje para tomarse un respiro de los días de playa de la costa alicantina. Destaca su paisaje rocoso, las espectaculares cascadas y sus numerosas fuentes y remansos de agua en los que darse un refrescante baño.

Cala d’Egos en Mallorca

No es estrictamente una piscina natural porque es la mano del hombre la que se ha encargado de crear una piscina integrada en un entorno rocoso junto al mar, que se abastece de agua del Mediterráneo gracias a un sistema de bombeo. Además se ha pintado el fondo con el típico azul piscina, lo que permite recrear esa extraña sensación de bañarse con agua salada en lo que parece una piscina normal, pero situada entre pequeños acantilados.

Pou Clar d’Ontinyent, Valencia

Los bañistas pueden disfrutar de varias pozas y remansos formadas por el río Clariano a su paso por unos barrancos de roca caliza. Además de por
sus aguas a 13 grados, destaca el singular paisaje de formas redondeadas que forma la roca calcárea, así como las tranquilas láminas de agua donde el visitante puede caminar por la ribera disfrutando de los colores de la roca, el agua y las adelfas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *