Herbolario Navarro


Combate la candidiasis con tu voluntad y la ayuda de la naturaleza

La candidiasis es una enfermedad que trae de cabeza a mucha gente ya que es muy difícil acabar con ella definitivamente. La mejora arma para terminar con este molesto problema es una dieta estricta que debilite la enfermedad acompañada de una serie de suplementos naturales que refuercen nuestro sistema inmunológico.

Candida Albicans es un hongo que se encuentra de forma natural en la boca, la garganta, el esófago, el intestino y el tracto genital, habitualmente en equilibrio con el resto de bacterias y levaduras que habitan allí. Ahora bien, cuando se produce un desequilibrio y la cándida aumenta significativamente su número se produce lo que conocemos como candidiasis.

La candidiasis más frecuente es la que aparece en la zona genital, sobre todo la vaginal, siendo las mujeres las que más frecuentemente sufren este problema. Aunque la candidiasis también puede aparecer en la boca, los oídos o el tracto intestinal. Sus síntomas más frecuentes son el estreñimiento o la colitis, la aparición de aftas, dolor abdominal y de cabeza, y en el caso de la candidiasis vaginal se produce un exceso de flujo vaginal espeso y blanquecino así como escozor intenso.

La gravedad de esta enfermedad es su capacidad de resistencia a los fármacos y diversos tratamientos, convirtiéndose en un problema recurrente incluso crónico, por eso es imprescindible seguir un severo pero efectivo tratamiento como el que aquí te proponemos.

 

Primera fase

En la primera fase del tratamiento el objetivo es debilitar al hongo y para ello es fundamental mantener una dieta estricta libre de todo tipo de azúcares, productos que contengan gluten (tanto la pasta como el pan elaborados con cereales como el trigo, el centeno, la avena y la cebada), levaduras (presentes en el pan y bollería, rebozados, pizzas, etc.), lácteos, frutas y zumos, grasas saturadas, alcohol, té café, especias picantes y alimentos muy procesados.

En cambio, los alimentos que te beneficiarán son el arroz, la quinoa y el mijo en su forma integral; todas las legumbres; el tofu; las verduras que no contienen fécula; algas; huevos; pescado; aceite de buena calidad como el de oliva virgen extra y el de sésamo; y ajo.

Debido a que esta dieta tan estricta puede privarte de algunos nutrientes en esta fase te recomendamos un complemento multivitamínico como puedes ser Vitality Plus, que contiene todos los nutrientes esenciales que tu organismo necesita.

Por otra parte, es recomendable el consumo de un producto depurativo del hígado como por ejemplo Hepa-Ter, ya que la cándida elimina sus sustancias de desecho en el torrente sanguíneo las cuales alcanzan el hígado. Hepa-Ter se compone de boldo, planta que estimula las funciones hepáticas; Diente de león, que es colagogo y colerético; alcachofa, que aumenta y regula la secreción biliar; y cardo mariano, un poderosos tónico digestivo y de las secreciones gástricas.

El tratamiento de esta primera fase de debilitamiento del hongo se completaría con enzimas digestivas, así como con fibra para estimular el tránsito intestinal.

Segunda Fase

Tras realizar la primera fase durante aproximadamente un mes hasta que debilitamos a la cándida, pasamos a la fase intermedia, en la cual seguiremos depurando el hígado con Hepa- Ter a la vez que reforzamos nuestro organismo con el complejo vitamínico, pero ya no es necesario la ingesta de enzimas digestivas.

En cambio hay que incluir la suplementación con diversos antifúngicos, variando periódicamente la toma de uno u otro hasta que la sintomatología reduzca. De esta manera tras haber debilitado el hongo en la primera fase, en esta lo que hacemos es atacar directamente la cándida para acabar con ella.

 

Tercera fase

En la última fase de este tratamiento vamos a mantener la ingesta de los antifúngicos pero a una dosis mínima, como mantenimiento, mientras que incorporamos la toma de probióticos, las bacterias beneficiosas que nos ayudan  a repoblar la flora bacteriana de nuestro organismo que se ha visto desequilibrada por la proliferación de la cándida.

Nuestro sistema inmunológico también se ve afectado por la acción de este hongo, de forma que es necesario reforzarlo con un suplemento como puede ser Defenster, que se compone de propóleo, vitamina C, tomillo y shiitake, todas ellas sustancias naturales que ayudan a elevar nuestras defensas y de efecto antibacteriano y antiviral.

El Inmunolacter también contribuye a ese refuerzo de las defensas ya que se trata de una proteína que se encuentra de forma natural en el calostro y la leche materna constituyendo la primera línea de defensa del cuerpo humano frente a los patógenos.

 

En todo momento, aunque con mayor hincapié en la primera fase, la dieta es fundamental para debilitar a la cándida y privarla de aquello de lo que se alimenta como son sobre todo las levaduras y los azúcares. Las algas van a ser nuestras grandes aliadas en este problema de salud ya que son ricas en vitaminas y minerales que nos ayudan a compensar la falta de los mismos por la dieta estricta.

Es importante además tener en cuenta una serie de medidas higiénicas básicas como el uso de jabones naturales para el aseo de la zona íntima, evitando el uso de productos demasiado agresivos. También es preferible utilizar tampones y compresas naturales que eviten la irritación de la zona y protejan su equilibrio natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *