Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Cuida tus ojos y tus oídos

EN LA PLAYA Y EN LA PISCINA, PROTÉGETE DEL AGUA Y DEL CALOR

Darse un buen baño a cualquier hora del día es sin duda la mejor de las opciones para refrescarse y recobrar la vitalidad que nos arrebata las altas temperaturas. Pero cuidado. ¿Eres de los que teme a la conjuntivitis y a la otitis? Son dos de las patologías más comunes durante el verano. Recuerda que con productos naturales puedes proteger tus ojos y tus oídos, para que darte un buen baño no se convierta en una temeridad.

Oidos Son muchas las personas que sufren algún episodio de otitis o conjuntivitis a lo largo del verano. Los oídos y los ojos son dos órganos muy delicados que están a la intemperie de todos los agentes externos que nos podamos imaginar: ácaros, agua, viento, polen, radiaciones del sol, sudor, humos, moho, caspa animal, la sal y el cloro del agua del mar y de las piscinas… Además, nos pasamos el día tocando constantemente cosas con las manos y sin darnos cuenta, es también muy común que acabemos restregándonos los ojos o rascándonos el oído sin habernos lavado previamente las manos.

La otitis y la conjuntivitis pueden tener un origen vírico, bacteriano o alérgico… o simplemente por irritación. Por ser molestias típicas de verano, debemos estar atentos al primer síntoma para tomar las precauciones necesarias.

PROTEGE TUS OJOS
La conjuntivitis irritativa suele producirse por una reacción al cloro u otros productos de limpieza de las piscinas, o bien porque la concentración de sal del agua de playa es demasiado alta para algunos ojos más sensibles. Por otra parte, la conjuntivitis bacteriana se produce por el contacto con microorganismos que pueden estar en el agua, en el ambiente o en nuestras manos.

Ambos tipos de conjuntivitis se pueden prevenir si utilizas gafas herméticas para tomar el baño y muy especialmente para bucear, protegiendo también los ojos del sol con gafas homologadas y por supuesto, no compartiendo toallas ni otros elementos que entren en contacto directo con los ojos.

Picazón, dolor, enrojecimiento de los ojos, hinchazón de los párpados, legañas o lagrimeo constante son algunos de los síntomas que produce la conjuntivitis. Manzanilla Para calmarlos podemos utilizar diferentes aguas de manzanilla o de hammamelis, ya que son calmantes y anti inflamatorias. Se pueden pulverizar directamente sobre los ojos o bien empaparemos un algodón y lo dejaremos reposar sobre los párpados. Acto seguido, puedes optar por unas gotas para el interior del ojo de agua de Eufrasia, que es un potente antiséptico ocular y rehidratante.

PROTEGE TUS OÍDOS
Y vamos allá con otro de nuestro puntos débiles durante el verano. ¿Quién no se ha pasado unos días de vacaciones sin poder bañarse y con tremendo dolor en el oído? Aunque se da en
todas las personas y a cualquier edad, es muy común en los más pequeños porque simplemente, son ellos los que pasan mayor número de horas en el agua.

La otitis está directamente relacionada con el calor, el agua y la humedad, ya que estos tres elementos configuran el medio ideal para la aparición de bacterias u hongos que afectan a la flora habitual de la piel que recubre el conducto auditivo externo. Esos gérmenes infectan primero la piel de la oreja y van penetrando hacia el oído externo, provocando la inflamación del conducto auditivo y el consiguiente dolor.

Los síntomas son muy claros, pueden empezar con sensación de picor, pero es frecuente que el intenso dolor aparezca rápidamente y que se acentúe si nos tocan o manipulan la oreja. En los casos muy graves, el oído incluso puede llegar a supurar.

Para prevenir la aparición de los temidos gérmenes, es muy importante la higiene del oído. Mantén las orejas secas y no utilices los típicos bastoncillos, ya que pueden empujar suciedad hacia el interior o dañar la epidermis y contribuir a la consiguiente infección por bacterias. Lo más aconsejable es secar el oído con un algodón absorbente y evitar las humedades.

Para calmar y eliminar la inflamación se utilizan fórmulas con aceites esenciales que nos ayudaran a contrarrestar los efectos:
Gordolobo: propiedad analgésica, combate el dolor inflamatorio.
Propóleo: antiinflamatorio, calmante, desinfectante, bactericida y antifúngico.
Niaouli: antiviral y antiséptico.
Cajeput: anestésico y anti infeccioso. Calendula

Estos aceites esenciales mezclados con aceite base o vegetal de caléndula, que tiene propiedades calmantes y es antibacteriano, pueden ayudarte a combatir la otitis o prevenirla. Puedes aplicar un par de gotas en el oído directamente, o bien dejar un algodón en la cavidad auditiva para que actúe como calmante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *