Herbolario Navarro


Mantén las defensas de tus peques fuertes con propóleo y lactoferrina

En esta época del año en que el frío avanza con paso firme, no debemos descuidar la salud de nuestros hijos, si no que es el momento de reforzar sus defensas con los productos naturales de la mejor calidad. En este caso te proponemos que les proporciones una combinación de Propolín e Inmunolacter, productos que tienen como principal ingrediente el propóleo y la lactoferrina respectivamente.

 

Propolín, jarabe de propóleo infantil: complemento alimenticio, sin alcohol, a base de propóleo, equinácea y vitamina C. De aroma y sabor muy agradables para los más pequeños, su consumo aporta gran cantidad de elementos nutritivos que ayudan al organismo a defenderse sobre todo cuando empiezan los primeros síntomas del resfriado.

El propóleo, ingrediente principal de este jarabe, es una sustancia natural que elaboran las abejas para recubrir el panal y mantenerlo a salvo de virus y bacterias. En el cuerpo humano actúa como un antibiótico natural, ayudando a combatir las diversas infecciones que pueden afectarle, mientras que la equinácea y la vitamina C son útiles para aumentar las defensas. De forma que Propolín es un suplemento que no puede faltar en los meses fríos ya que es una época en que las defensas de los niños necesitan un refuerzo.

Inmunolacter: se trata de un producto 100% natural que contiene lactoferrina, una proteína que se encuentra de forma natural en la leche y el calostro y que se le considera responsable de la inmunidad, de forma que nos ayuda a defendernos frente a los patógenos. Y es que la lactoferrina es un potente agente anti-microbiano, bactericida y antifúngico, además de ejercer una acción inmuno-moduladora, regulando el estado de nuestro sistema inmunológico.

Esta sustancia también tiene la capacidad de capturar el hierro circulante, facilitando así el aprovechamiento de este mineral y evitando así posibles anemias.

Que no falta este pack en tu botiquín natural y disfruta viendo a tus hijos sanos a pesar del frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *