Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Protege y activa tus defensas.

Cuida tu alimentación, evita el estrés y haz ejercicio.

paraguasLa llegada del otoño es una de las épocas del año en la que nuestro cuerpo sufre más adaptaciones. Hemos reiniciado las rutinas tras el verano, el termómetro anda un poco loco con subidas y bajadas inesperadas, vamos adaptando también nuestra alimentación, combinando todavía la típica ensalada de verano con algún plato de cuchara. En definitiva, nuestro cuerpo experimenta cambios y nuestro sistema inmunológico ha de estar preparado para que tanta variación no le afecte de forma negativa. Es momento de poner en alerta a nuestras defensas y preparar nuestro cuerpo para la llegada del invierno.

Sentirse bien por dentro es el primer paso para verse bien por fuera. Por eso, fortalecer nuestras defensas es fundamental para intentar evitar las dolencias propias del intenso cambio que nuestro cuerpo sufre en otoño. Nuestro sistema inmunológico es el que se encarga de que nuestras defensas estén en orden, y si prestamos más atención a la alimentación, hacemos un poco de ejercicio o intentamos eliminar o al menos controlar el estrés o la ansiedad, indirectamente estarás fortaleciendo tus defensas.

Cuando nuestro sistema inmunológico falla y sufrimos la temida “bajada de las defensas”, nuestro cuerpo lo manifiesta de distintas formas. Podemos sentirnos fatigados constantemente, a veces se padece falta de apetito o diarreas frecuentes. Las migrañas también pueden ser un síntoma, así como las infecciones o la lentitud en la cicatrización de las heridas.

NO A LOS RESFRIADOS.

Pero ahora en otoño, con un sistema inmunitario débil es muy habitual padecer sobre todo los molestos constipados y resfriados, e incluso procesos gripales más fuertes. Por eso es importante fortalecer las defensas para que no se vean perjudicadas con los cambios de temperatura que tanto nos afectan.reishi

Hay algunos productos naturales que pueden ayudarte a proteger tus defensas, como la echinacea, el propóleo, la vitamina C y el reishi. Se trata de productos inmunoestimulantes y por lo tanto ayudan al correcto funcionamiento del sistema inmunológico. El reishi, además de contribuir a las defensas y al sistema inmunitario, también ayuda a mantener el funcionamiento del sistema circulatorio.

Por su parte, la echinacea es una planta con potentes efectos antibióticos muy apropiada para estimular el sistema inmunitario. Se emplea como terapia coadyuvante de infecciones recurrentes del tracto respiratorio, suaviza en caso de irritación de la garganta, la faringe o las cuerdas vocales. En conjunto, contribuye al bienestar bucal, aunque también nos puede venir bien en caso de infecciones recurrentes en las vías urinarias.

propoleoEl propóleo también es un producto a tener en cuenta, su elevada composición en flavonoides favorece las defensas del organismo contra las agresiones múltiples. Su capacidad antimicrobiana y antifúngica lo convierten en una sustancia muy protectora que te vendrá muy bien para los achaques de la temporada.

No olvides que la vitamina C es también nuestra gran aliada en esta época del año, ya que además de contribuir al funcionamiento del sistema inmunitario, protege a las células frente al daño oxidativo, ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y contribuye al metabolismo energético normal. El brócoli, las mandarinas, los tomates y la coliflor, son algunos de los alimentos ricos en vitamina C que puedes incorporar en tu dieta.

Además de frutas y verduras frescas, también tienes la opción de incluir en tus comidas alimentos como la cebolla y el ajo, ya que tienen un efecto antivírico muy importante, convirtiéndose en auténticos protectores de tu sistema inmunitario.

CONSEJOS PARA AUMENTAR TUS DEFENSAS.*

Zumo de naranjaLa alimentación es primordial. Además de alimentos ricos en vitamina C, no olvides que una alimentación con una buena base de frutas y verduras, supone una excelente fuente de otras vitaminas y minerales. Sin duda, una gran ayuda para recuperar la energía y aumentar tus defensas.

Recuerda la importancia de dormir bien. El descanso siempre es fundamental, pero en esta época del año mucho más. Si consigues dormir del tirón, tu cuerpo se levanta relajado y además con energía. un buen truco es imponerte una especie de horario para ir adquiriendo el hábito. Además, intenta cenar más bien pronto y deja pasar al menos dos horas antes de irte a la cama.

Centra tus esfuerzos en mantener la calma y no te estreses por pequeñas cosas. Recuerda que emociones como la ansiedad o la angustia tienen efectos negativos no sólo para la mente sino también para tu estado físico. El estrés te resta las energías y por consiguiente puede producir un profundo bajón en tus defensas. En este mes de cambio y de adaptaciones tómate las cosas con tranquilidad y vive los cambios de forma positiva.

¿Y qué hay del ejercicio? Mantenerte activo, ágil y fuerte te va a reportar beneficios físicos pero también te va ayudar a combatir el estrés más fácilmente. Busca una actividad que te resulte atractiva y puedas incluir dentro de tus horarios. No se trata tanto de practicar un deporte a la perfección, como de encontrar esa rutina que te permita mantenerte activo; como andar, realizar unos estiramientos o programarte una tabla de ejercicios que puedas ir ampliando y que te ayude a sentirte en forma.

Con estas pautas y recomendaciones esperamos que puedas disfrutar de un otoño saludable y consigas proteger tu sistema inmunológico ante la llegada del invierno.

* Textos basados en alegaciones de la EFSA (Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria).
Diploma de Especialización profesional Universitario en Alimentación Natural y complementos dietéticos. Módulo III. Productos dietéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *