Herbolario Navarro


Recuerda protegerte siempre

Cuida tu piel para que disfrutar del sol no se convierta en un problema.

No todos toleramos de igual forma los dañinos efectos de los rayos ultravioleta. Ante una misma exposición solar la piel no muestra los mismos cambios en todas las personas, sino que dependerá del fototipo que tenga cada uno. Para contribuir a tu bienestar en verano y que puedas disfrutar de tus vacaciones al máximo, te recordamos la importancia de proteger siempre tu piel con filtros físicos.

Sabemos que las pieles más claras son las más propensas al eritema solar o quemadura producida por el sol. Por ello, para mantener la piel correctamente protegida es indispensable utilizar protectores solares.

Los protectores más eficaces son los elaborados con filtros físicos, que son unos ingredientes minerales cuyo mecanismo de acción genera una barrera que refleja la luz solar. De esta forma impiden que el rayo solar se absorba en la piel y actúan como pequeños espejos que reflejan los rayos solares. Su tolerancia es total y con ellos minimizamos al máximo el riesgo de alergias o irritaciones.

Los filtros físicos más habituales son los óxidos de titanio y de zinc, pero también existen otros menos frecuentes como el carbonato de calcio y magnesio, el óxido de magnesio o incluso la arcilla. Estos filtros no son capaces de penetrar en la piel, sino que se quedan en la superficie y por ello son totalmente inocuos y perfectos para niños o adultos.

Empléalos correctamente.

Todo lo que afecte a nuestra piel afectará al resultado de la crema. Al estar la crema en la superficie, si nos metemos en el agua, jugamos con la arena o hacemos ejercicio, tendremos que reponerla con mayor frecuencia.

También encontramos los filtros biológicos. Técnicamente no son filtros, ya que por sí mismos no bloquean la radiación solar, sino que actúan contrarrestando la acción dañina del sol, evitando la formación de radicales libres y ejerciendo así una sinergia con el resto de filtros. Por ello, en muchas cremas solares de protección física encontramos ingredientes como el aguacate, la manteca de karité o la vitamina E, que potencian la protección de la piel.

Antioxidantes: protégete desde el interior

Te recomendamos el Betacaroteno, un antioxidante que contribuye a proteger el cuerpo contra los efectos nocivos de los radicales libres. Es fuente segura de vitamina A, necesaria para una buena visión y salud ocular, así como para una piel sana.

También tienes la Astaxantina, otro antioxidante muy potente y eficaz contra los efectos dañinos de la luz solar. Ayuda a suavizar las arrugas, las manchas de la edad y a mantener la humedad de la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *