Herbolario Navarro


Solgar recomienda… Ácido caprílico

La candidiasis es una infección causada por una levadura de la familia de las Cándidas. Existen unas 150 especies de cándidas distintas, por ejemplo, la Candida kruse, Candida glabrata, Candida tropicalis, Candida parapsilosis, etc. Sin embargo, la más común en nuestro organismo es la Candida albicans.

Las levaduras están presentes en todos nosotros poco después de nacer y viven en armonía con nosotros. Se encuentran en la piel, aparato digestivo y genitourinario. Su función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre, nos ayudan a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con las bacterias mantienen nuestro equilibrio intestinal y el pH.

La flora intestinal y vaginal junto con el sistema inmunitario nos ayuda a mantener estas levaduras bajo control. Sin embargo, existen una serie de factores (p.e.: exceso de azúcar o carbohidratos refinados, uso de antibióticos, cortisona y hormonas sexuales sintéticas, estrés continuo, disminución de las secreciones digestivas, etc.) que pueden deprimir el sistema inmunitario y desequilibrar la flora intestinal, causando el crecimiento excesivo de estas levaduras y, por consiguiente, la enfermedad.

Uno de los antifúngicos naturales más eficaces es el ácido caprílico (ácido octanoico). Es un ácido graso saturado de cadena media que se encuentra de forma natural en el aceite de coco. Dado que el ácido caprílico se absorbe fácilmente en el intestino, es necesario emplear fórmulas de ácido caprílico de liberación prolongada o con cubierta entérica que permitan su liberación en las vías digestivas bajas.

Acido Caprilico

Aplicaciones potenciales:

• Candidiasis

• Antifúngico

• Aftas bucales

Cantidad que recomiendan los expertos: La dosis habitual es de 350 a 1.000 mg al día, con las comidas. Empleándose como tratamiento terapéutico de 1 a 2 gramos al día, con las comidas. Empezar de menos a más, para evitar reacciones bruscas (p.e. 350 mg al día e ir subiendo poco a poco).

IMPORTANTE: Un aspecto muy importante a tener en cuenta es que cuando se comience a tomar puede aparecer la denomina reacción de Herxheimer. Los productos de desecho y las toxinas producidas por la muerte de la cándida pueden causar síntomas desagradables como malestar general con náuseas, dolor articular, depresión y un empeoramiento de los síntomas manifestados previamente al tratamiento. No debe tomarse este empeoramiento temporal como un efecto secundario del tratamiento, sino como una manifestación positiva (aunque desagradable) del cuerpo poniendo en marcha su propio sistema de curación. Durante este proceso es muy importante beber agua para acelerar el proceso de desintoxicación y descansar todo lo que sea posible.

Asimismo será muy recomendable tomar de manera conjunta al ácido caprílico cantidades elevadas de acidófilus y bifidobacterias (probióticos), para restaurar los niveles saludables de estos microorganismos y recuperar de nuevo el equilibrio apropiado.

Más información: Solgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *