Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Superaliméntate

Te damos las claves para introducir los Superalimentos en tu día a día.

Seguro que has oído hablar de ellos. Para muchos son una moda pero realmente han llegado para quedarse. A pesar de su pequeño tamaño tienen una gran cantidad de nutrientes importantes para tu salud, de ahí su poder, y puedes incluirlos en tus recetas de diferentes formas y con resultados que te sorprenderán. ¡Anímate a probarlos y benefíciate de todas sus propiedades!

La mayoría de los superalimentos son alimentos crudos que son más densos en nutrientes que los alimentos procesados y cocinados.

Son ricos en enzimas y están llenos de vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos, que ayudan a protegernos contra las enfermedades. También aportan antioxidantes y propiedades anti-microbianas y anti-inflamatorias. ¿Has oído hablar de ellos? Aquí te dejamos una selección para que te superalimentes tan ricamente.

Semillas de Chía.

Son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3. Por ello ayudan a disminuir la inflamación y reducen el riesgo de enfermedades cardíacas o artritis.

Cuando las semillas de chía se combinan con líquido forman un gel debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento del azúcar en la sangre.

Es digestiva y calmante del estómago, ideal para mejorar el tránsito intestinal. Ayuda a quienes tienen digestiones lentas y problemas estomacales y da energía.

La podemos incorporar a un zumo, leche o yogur. Podemos moler las semillas, pero también las podemos tomar enteras, siempre que las dejemos a remojo para que se forme ese gel característico.

Quinoa.

Es un pseudocereal de bajo valor glucémico y alto valor en fibra, proteínas y grasas saludables como Omega 6 y Omega 3. La pueden tomar personas celíacas ya que no tiene gluten.

Además la Quinoa es fuente de lisina, un aminoácido fundamental para el desarrollo cerebral.

Destaca el contenido en minerales como potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc, mientras que también ofrece vitaminas del complejo B en cantidades apreciables y vitamina E con función antioxidante.

La podemos consumir como plato principal o como acompañante. También podemos incorporarla en ensaladas.

Espirulina.

Se trata de un alga que mejora el metabolismo, la absorción de nutrientes, el sistema inmune y actúa como antialérgico y descongestivo natural.

Además aumenta la respuesta anti-inflamatoria y gracias a su alto contenido en clorofila aumenta la oxigenación de la sangre.

Tanto la chlorella como la espirulina, se puede tomar en comprimidos o en polvo. Si las tomas en polvo, las puedes añadir a los zumos o batidos junto con frutos secos y frutas, también en cremas…

Chlorella.

Es un alga rica en nutrientes, antioxidantes y minerales; como calcio, fósforo, hierro, magnesio y potasio, que contribuyen al correcto funcionamiento cognitivo e inmunológico y a la reducción del cansancio.

La Chlorella posee un alto poder de reparación de los tejidos dañados. Además, es una gran fuente de proteína vegetal y es rica en clorofila, que favorece la desintoxicación del organismo.

Semillas de Cáñamo.

Son muy ricas en omega 3 y 6. Además son una excelente fuente de proteína, ya que más del 25% de sus calorías proceden de proteína de alta calidad.

Las Semillas de Cáñamo son una gran fuente de vitamina E y de minerales como el fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, calcio, hierro y zinc. También aportan vitaminas A, C, D y del grupo B.

Nos aportan 21 aminoácidos, incluidos los 9 aminoácidos esenciales que necesitamos pero no producimos por nosotros mismos, por lo que nos aporta una proteína completa, al igual que la quinoa.

Aportan antioxidantes, clorofila y no tienen gluten. Las podemos añadir en batidos o ensaladas y tanto para platos dulces como salados. Si te atreves a experimentar, también puedes elaborar bebida de cáñamo.

 

No debemos olvidar otros superalimentos como son las bayas de goyi, la hierba de trigo, la moringa, la maca o el ajo negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *