Visit essay writing service papersmaster.com

Herbolario Navarro


Síndrome de piernas inquietas.

La necesidad de mover las piernas impide descansar con normalidad.

Relajarse y dormir es una necesidad natural. De esta forma el cuerpo recupera la energía consumida y es capaz de afrontar las obligaciones físicas y mentales a las que se ve sometido cada día. Hay algunas personas a las que les resulta muy difícil descansar con normalidad debido al Síndrome de las Piernas Inquietas. Este trastorno de origen neurológico provoca incómodas sensaciones en las extremidades durante los momentos de descanso. Estas molestias sólo se alivian si la persona mueve las piernas, se levanta o camina, lo que produce graves trastornos del sueño en quienes la padecen.Sindrome Piernas Inquietas

La causa exacta del Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es aún desconocida. Los estudios apuntan, a que además de su carácter hereditario, en el desarrollo del síndrome podrían influir trastornos como el bajo nivel de hierro en la sangre, o enfermedades crónicas como la neuropatía periférica, que daña los nervios que transmiten la sensibilidad a los pies y las piernas, así como otras afecciones como la diabetes, la insuficiencia renal o la artritis reumatoide.

Aunque aún se la tipifica como una enfermedad rara por el gran desconocimiento que de ella existe, se calcula que entre el 5 y el 10% de la población puede padecer esta patología, y aunque afecta tanto a hombres como a mujeres, es mucho más frecuente en las mujeres a partir de los 40 años. Además, como la severidad del trastorno aumenta con la edad, los pacientes mayores sufren los síntomas con más frecuencia y durante periodos de tiempo más largos. Por otra parte, durante los últimos meses de embarazo, hasta el 20% de las mujeres puede manifestar las molestias de este síndrome.

SÍNTOMAS

Las sensaciones más desagradables aparecen cuando la persona se dispone a descansar, ya sea cuando se acuesta o cuando permanece un determinado periodo sentada. Es entonces cuando surge esa necesidad imperiosa de mover las piernas, que se manifiesta en una molesta sensación de calor, o dolor, pinchazo, hormigueo o inquietud en la parte más baja de las piernas.

El único alivio que los pacientes encuentran ante esta situación es moverlas continuamente, lo que provoca graves trastornos en el sueño, que derivan en problemas de insomnio a medida que los síntomas se intensifican. La ansiedad, el estrés y la depresión son algunas de las alteraciones que sufren los enfermos de SPI, debido sobre todo a la falta de descanso y la imposibilidad de dormir noche tras noche.

AYUDAS NATURALES

MagnesioLos productos naturales que pueden paliar estos síntomas son el triptófano, el magnesio y la vitamina B, unos productos que están orientados a reducir el estrés y ayudar a la relajación muscular. El magnesio ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga, contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos, así como a la función psicológica normal. Tanto la vitamina B3 o niacina, como la vitamina B2 o riboflavina contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso. Mientras que la vitamina B6 ayuda a disminuir el cansancio. Triptofano

Por su parte el triptófano, en conjunción con las vitaminas, es el responsable de la producción de la serotonina, un neurotransmisor cerebral que reduce la sensibilidad al dolor y, entre otras funciones, actúa como relajante y favorece el sueño. El triptófano se extrae de las semillas de Griffonia Simplicifolia y ejerce un efecto ansiolítico, por lo que podría ser útil para el tratamiento de la ansiedad.

HÁBITOS SALUDABLES

Hay algunas pautas diarias que también pueden ayudarte a sentirte mejor, como establecer una rutina regular de tus horas de descanso, yéndote a dormir siempre a la misma hora. Pasea una largo rato antes de acostarte; como el alivio viene justo después de realizar el ejercicio, te será más fácil conciliar el sueño antes de sentir las primeras molestias. Un masaje en las piernas tampoco te vendrá mal, ya que es una forma de destensar los músculos antes de dormir. Si lo prefieres, también puedes realizar ejercicios de estiramientos suaves de pantorrillas, isquiotibiales y glúteos.

El ejercicio intenso no es recomendable, pero puedes probar a practicar taichí o yoga, donde ejercitas las piernas y relajas tu mente, o decantarte por la meditación para ayudarte a eliminar el estrés. Reduce o elimina el consumo de cafeína o cualquier sustancia excitante y asegúrate de estar comiendo bien y no tener una deficiencia de hierro.

Estiramientos2


Textos basados en alegaciones de la EFSA (Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria).
Guía integral de herboristería y dietética. Jordi Cebrián.2012. Editorial Integral.
Estudio sobre el triptófano: Department of Biomedical Sciences, University of Modena and Reggio Emilia, Via Campi 287, Modena, Italy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *