Vitamina D, el nutriente imprescindible para unos huesos fuertes

chica en la ventana viendo el sol

Si quieres mantener tus huesos y músculos en buenas condiciones necesitas sí o sí Vitamina D.

La vitamina D es una vitamina hidrosoluble que se obtiene casi en exclusiva a partir de la acción de la luz solar sobre la piel para producir colecalciferol, lo que se conoce como vitamina D3. También podemos obtener cierta cantidad a través de nuestra dieta en alimentos como el pescado, los lácteos, los cereales, o aceite de hígado de bacalao y, en menos porcentaje, en yema de huevo o carnes rojas.

La principal función de la Vitamina D es su contribución al mantenimiento de los huesos en condiciones normales, por lo que serviría de ayuda para reducir fracturas producidas por caídas debidas a la inestabilidad postural y debilidad de los músculos.

Complementar la dieta con esta vitamina, en forma de suplemento natural, cobra especial importancia en los climas más lluviosos y en los países en que el sol no incide tanto o hay menos horas de luz solar. Y aunque en los países mediterráneos no es tan necesario, hay ocasiones en las que es de gran ayuda, como en esas épocas en las que se suceden varios días lluviosos, o si debemos pasar una larga temporada en casa sin disfrutar del sol.

Calcio, el gran aliado de la Vitamina D

Junto con la Vitamina D, el calcio juega un papel primordial en el mantenimiento de nuestros huesos. Aunque esto seguro que ya lo sabías, lo que quizás no te habías planteado es que lo ideal es combinar ambos nutrientes: el calcio con la vitamina D.

La literatura científica indica que los efectos más positivos para ayudar a la densidad ósea se obtienen con suplementaciones combinadas de calcio y vitamina D.

Merecen especial atención las mujeres a partir de la menopausia y también las personas que padecen enfermedades inflamatorias intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, ya que estas enfermedades se caracterizan por una inflamación crónica del intestino que puede reducir la absorción de nutrientes como la vitamina D y el calcio.

Vitamina D y sistema inmune

Un aspecto que quizás desconocías sobre los beneficios de la Vitamina D es que contribuye al funcionamiento normal de nuestro sistema inmunológico. Este aspecto es esencial para mantener nuestras defensas activas y así prevenir contagios frente a virus y otras enfermedades.

En este caso la combinación perfecta sería complementar la dieta con de vitamina D y vitamina C, nutriente que favorece el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune.

Si no puedes estar bajo lo suficiente como para que tu organismo absorba la vitamina D, complementa tu dieta con este nutriente importantísimo para la salud de tus huesos y tus defensas.

Deja un comentario

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Publicaciones relacionadas con la que acabas de leer

Receta de ensaladilla re remolacha

Receta:Ensaladilla de remolacha

Sí quieres añadir color a tus platos, aprende a preparar esta receta de ensaladilla de remolacha, elaborada por Lluís Penyafort. Ingredientes para esta ensaladilla de remolacha tan veraniega: 1 remolacha 3 pátatas 150g judías verdes 2 huevos Media cebolla tierna

Leer Más >>
Pie lPerfecta con Colageno

Descubre lo que el colágeno marino puede hacer por ti

El colágeno marino es el complemento ideal para tu piel y tus articulaciones. En muchas ocasiones, cuando escuchamos la palabra «colágeno«, pensamos que solo lo podemos encontrar en cremas o tratamientos de belleza. Sin embargo, esta proteína la podemos hallar

Leer Más >>
Previous
Next

Suscríbete a nuestra newsletter

Últimas publicaciones